Aunque esta visita a un lugar tan significativo e inspirador, no se relacione directo con nuestro pueblo de Sagua de Tánamo, pero los principios que inspiraron a su fundador y el esfuerzo realizado durante su larga vida de 83 años, los encuentro idénticos a los que forjaron a nuestros antepasados y dieron origen a nuestro pequeño caserío hasta convertirlo en un lugar pujante, lleno de sacrificios, estudios y superación, resultando cuna de incalculables triunfadores en todos los campos de la actividad humana.

Este genio y fenomeno humano,  llegó a patentar  1,093 de realizaciones tecnológicas en beneficio de toda la humanidad y las comodidades que todos disfrutamos hasta ahora en nuestros hogares y nuestras vidas, muchos desconociendo que fueran inventos suyos. Por esta razón me tomo el atrevimiento de incluirlo en la página de nuestras raices.

Es impactante visitar ese museo,  ver las replicas de objetos ideados y fabricados por Edison en los primeros tiempos de su vida, asi como otros que aunque no fueron inventos suyos, fueron transformaciones realizadas por él, convirtiendolos en más utiles y productivos. Ahi se encuentran más de 300,000 artefactos, libros de la biblioteca utilizados para llevar a cabo investigaciones, llegando a sumar más de 5 millones de páginas de documentos, una colección de fotografías que en total son 60,000 artículos con raras imágenes documentando todo, desde el complejo de laboratorio de Edison a sus invenciones,  así como las maquinarias, muebles e instrumentos donde fueron fabricados. Produce admiración por una persona que tenía por lemas a seguir: “Ser genio es 1%, trabajar duro y sudar es el 99%”,  “Todas las sorpresas positivas llegan a esos que trabajan con ahinco mientras esperan” sería la traducción de la idea, tal vez con alguna variante.

Edison fué el menor de cuatro hermanos, nació el 11 de febrero de 1847, en Milan, pequeña población de Ohio, donde se había establecido su padre Samuel Edison, seis años antes. Marginada por el ferrocarril, Milan fue afectada poco a poco, la crisis afectó a la familia Edison, tuvieron que emigrar cuando su hijo Thomas había cumplido siete años. La nueva residencia fué en Port Huron, en Michigan, donde el futuro inventor asistió por primera vez a la escuela, fué muy breve: duró solo tres meses, fué expulsado de las aulas, alegando su maestro la falta absoluta de interés y una torpeza manifiesta, además de una sordera parcial como secuela de un ataque de escarlatina.

Su madre, Nancy Elliot, que habia sido maestra antes de casarse, asumió la educación del joven benjamín, consiguiendo inspirar en él aquella curiosidad sin límites que sería lo más destacable de su carrera a lo largo de toda su vida. Cumplidos los diez años el pequeño Thomas instaló su primer laboratorio en los sótanos de la casa de sus padres, ahí aprendió él solo los rudimentos de la química y la electricidad. A los doce años, Edison se percató además que podía explotar no solo su capacidad creadora, sino también su agudo sentido práctico. Sin olvidar su pasión por los experimentos, consideró que estaba en su mano ganar dinero materializando alguna de sus buenas ocurrencias. Su primera iniciativa fue vender periódicos y chucherías en el tren que hacía el trayecto de Port  Huron a Detroit. Había estallado la Guerra de Secesión y los viajeros estaban ávidos de noticias. Edison convenció a los telegrafistas de la línea férrea para que expusieran en los tablones de anuncios de las estaciones, breves titulares sobre la contienda, sin olvidar añadir al pie que los detalles completos aparecían en los periódicos; esos periódicos los vendía el propio Edison en el tren y se los quitaban de las manos.

Al mismo tiempo, compraba revistas científicas, libros y aparatos, y llegó a convertir el vagón de equipajes del convoy en un nuevo laboratorio. Aprendió a telegrafiar y despues de conseguir a bajo precio y de segunda mano una prensa de imprimir, comenzó a publicar un períodico por su cuenta, el  Weekly Herald. Una noche trabajando en sus experimentos, un poco de fósforo derramado provocó un incendio en el vagón. El conductor del tren y el revisor apagaron el fuego y arrojaron por las ventanas los útiles de imprimir, las botellas y los mil cacharros que llenaban el furgón. Todo el laboratorio y hasta el propio inventor fueron a parar a la vía. Así terminó el primer negocio de Thomas Alva Edison. El joven Edison tenía dieciseis años cuando abandonó el hogar ya la población en que vivía le resultaba demasiado pequeña. Dominaba a la perfección el oficio de telegrafista, y la guerra civil habia dejado muchas plazas vacantes, por lo que le sería facil encontrar trabajo a donde fuese.

Durante cinco años Edison llevó una vida errante, de pueblo en pueblo con trabajos ocasionales e invertía todo cuanto ganaba en adquirir libros y aparatos para experimentar, sin atender su aspecto personal. De Michigan a Ohio, de allía a Indianapolis, luego Cincinnati, y después Memphis, pasando antes por Tennessee. En Boston fué telegrafista en el turno de la noche, llegando en 1868 con veintiún años, consiguió la obra del cientifico britanico Michael Faraday Experimental Researches in Electricity, que le infuyó positivamente. Hasta entonces, había merecido la fama de tener cierto don mágico para arreglar cualquier aparato averiado. Ahora, Faraday le proporcionaba el método para canalizar todo su genio inventivo. Se hizo más ordenado y disciplinado, y desde entonces adquirió la costumbre de llevar encima un cuaderno de notas, apuntando cualquier idea o hecho que llamara su atención.

Convencido de que su meta profesional era la invención, Edison abandonó el trabajo que ocupaba y decidió hacerse inventor autónomo, registrando su primera patente en 1868. Se trataba de un contador eléctrico de votos que ofreció al Congreso, pero los miembros de la Cámara calificaron el aparato de superfluo. Jamás olvidó el inventor estaudounidense esta lección: Un invento, por encima de todo, debía ser necesario.

Sin un real en el bolsillo, Edison llegó a Nueva York en 1869. Un amigo le proporcinó alojamiento en lo sótanos de la Gold Indicator Co. oficina que transmitía telegráficamente a sus abonados las cotizaciones dela Bolsa Neoyorquina. Al poco tiempo de su llegada, el aparato transmisor se averió, lo que provocó tremendo revuelo, y él se ofreció voluntariamente a repararlo, lográndolo con asombrosa facilidad. En recompensa, se le confió el mantenimiento técnico de todos los servicios de la compañía. Como no le interesaban los empleos sedentarios, aprovechó la primera ocasión que se le presentó para trabajar de nuevo por su cuenta. Pronto recibió un encargo de la Western Union, la más importante compañía telegráfica de entonces. Se le instaba a construir una impresora efectiva de la cotización de Valores en la Bolsa. Su respuesta fue su primer gran invento: el Edison Universal Stock Printer. Le ofrecieron por el aparato 40,000 dolares, esta cantidad le permitió sentar la cabeza. Se casó en 1871 con Mary Stilwell, con la que tuvo dos hijos y una hija, e instaló un taller pequeño pero bien equipado en Newark, Nueva Jersey, en que continuó experimentando en busca del perfeccionamiento del telégrafo y sus aplicaciones. Su mayor contribución en ese campo fué el sistema cuádruple, que permitía transmitir cuatro mensajes telegráficos simultáneamente por una misma línea, dos en un sentido y dos en el otro. Ese fué su 2º gran invento ya que permitió aumentara grandemente el flujo de información y de trenes circulando.

Bien pronto se plantó Edison la construcción de un verdadero centro de investigación, una “fábrica de inventos” como él lo llamó, con laboratorio, biblioteca, talleres y viviendas para él y sus colaboradores, con el fin de realizar no importa que investigaciones, mientras fuesen prácticas, ya fueran por encargo o por puro interés personal. Los recursos económicos no le faltaban y las proporciones de sus proyectos se lo exigían. Buscó un lugar tranquilo en las afueras de Nueva York hasta que encontró una granja deshabitada en el pueblito de Menlo Park en Nueva Jersey (ahora ese municipio lleva como nombre “Edison”) no muy distante de Newark. Fue el lugar elegido para construir su nuevo cuartel general, el primer laboratorio de investigaciones del mundode donde habrían de salir inventos que cambiarían las costumbres de buena parte de los habitantes del planeta. Se instaló allí en 1876 con veintiocho años de edad, y se pudo a trabajar. La búqueda de un transmisor telefónico que fuera satisfactorio reclamó su atención. El equipo inventado por Alexander G. Bell, aunque teóricamente bien concebido, generaba una corriente tan débil que no servía para aplicaciones generales. Edison sabía que las particulas de grafito, según se mantuvieran más o menos apretadas, influían sobre la resistencia eléctrica, y aplicó esta propiedad para crear un dispositivo que amplificaba considerablemente los sonidos más débiles naciendo: el micrófono de gránulos de carbón, que patentó en 1876 ocupando el tercer lugar de sus grandes inventos.

Era habitual en Edison que un trabajo le llevase a otro, y el caso anterior permitió que mientras trataba de perfeccionar el teléfono de Bell observó un hecho que se apresuró a describir en su cuaderno de notas: “Acabo de hacer una experiencia con un diafragma que tiene una punta embotada apoyada sobre un papel de parafina que se mueve rápidamente. Las vibraciones de la voz humana quedan impresas limpiamente, y no hay duda alguna que podré recoger y reproducir automáticamente cualquier sonido audible cuando me ponga a trabajar en ello” Liberado, pues del teléfono, había llegado el momento de ocuparse del asunto. Un cilindro, un diafragma,una aguja y otros útiles menores le bastaron para construir en menos de un año el fonógrafo, el más original de sus inventos, un aparato que reunía bajo un mismo principio la grabación y la reproducción sonora en 1878, siendo su cuarto gran invento en orden de creación.

Desde 1857 (treinta años antes que Edison) el francés Edouard-Léon Scott de Martiville habia descubierto y realizado la grabación del sonido con lo que creó el fonautografo, una máquina que grabó el sonido mediante los trazos quedando impresos en un papel, haciendo visibles la vibraciones de los sonidos. En un sobre sellado

También el parisino Charles Cross, semanas antes que Edison y de forma independientes entre ellos, logró reproducir el sonido (o playback) expresando su idea para el fonógrafo, sin embargo no construyó ninguna máquina para reproducir el sonido grabado. El invento de Charles Cros sobre la reproducción del sonido, se encontraba guardado en un sobre sellado bajo la custodia de la Academia de Ciencia de Francia cuando Eddison realizó la invención de su fonógrafo.

Solamente Edison desconociendo los inventos realizados por Scott y por Cros, logró grabar el sonido y a la vez reproducirlo, mediante una máquina inventada por él, dando origen al fonógrafo el cual fué patentado en 1878 siendo considerado como el invento del siglo XIX.

El propio Edison quedó sorprendido por la sencillez de su invento, pero pronto se olvidó de él y pasó a ocuparse del problema del alumbrado eléctrico, cuya solución le pareció más interesante. “Yo proporcionaré luz tan barata -afirmó Edison en 1879- que no sólo los ricos podrán hacer arder sus bujías.” La respuesta se encontraba en la lámpara de incandescencia. Se sabía que ciertos materiales podían convertirse en incandescentes cuando en un globo privado de aire se les aplicaba corriente eléctrica. Sólo restaba encontrar el filamento más adecuado. Es decir, un conductor metálico que se pudiera calentar hasta la incandescencia sin fundirse, manteniéndose en este estado el mayor tiempo posible.

Antes que Edison, muchos otros investigadores tabajaron en esta dirección, pero cuando él se incorporó lo hizo sin regatear esfuerzo alguno. Trabajó con filamentos de las más distintas especies: platino, que desestimó por caro, carbón, hollín, y otros materiales, e incluso envió a sus colaboradores al Japón, a América del Sur y a Sumatra para reunir distintas variedades de fibras vegetales antes de escoger el material que juzgó más conveniente. La primera de sus lámparas estuvo lista el 21 de octubre de 1879. Se trataba de una bombilla de filamento de bambú carbonizado, que superó las cuarenta horas de funcionamiento ininterrumpido. La noticia del hecho hizo caer al piso en la Bosa de Valores las acciones de las compañías de alumbrado de gas. Siendo éste su 5º gran invento.

Ya en 1883 con 36 años de edad Edison se había convertido en millonario lo que permitió en años sucesivos, se ocupó en mejorar su bombilla, y fue esta actividad la que le llevó hacia el único de sus descubrimientos que pertenece a un área estrictamente científica. Ocurrió en 1883, mientras trataba de averiguar por que su lámpara de incandescencia se ennegrecía con el uso. En el transcurso de tales investigaciones, el prolífico inventor presenció la manifestación de un fenómeno curioso: la lámpara emitía un resplandor azulado cuando era sometida a ciertas condiciones de vacío y se la aplicaban determinados voltajes. Edison averiguó que tal emisión luminosa estaba provocada por la inexplicable presencia de una corriente eléctrica que se establecía entre las dos varillas que sostenían el filamento de la lámpara, y utilizó dicho fenomeno, que recibió su nombre, para concebir un contador eléctrico cuya patente registró en 1886, siendo su 6º gran invento.

 De hecho, Edison pudo haber dado aquí el paso de la electrotecnia a la electrónica. No supo, sin embargo calibrar la importancia del descubrimiento. Su método, más próximo al “ensayo y error” que a la deducción científica, se lo impidió. Hubo que esperar que el ingeniero británico John A. Fleming, un tecnólogo de solida formación cientófica, diera el paso en 1897 cuando logró, tras discreta modificaciones, transformar el contador eléctrico de Edison en la vávula de vacío, el primero de una larga serie de sispositivos eléctricos que dieron origen a una nueva era tecnológica.

En 1886, dos años después de que falleciera su esposa, Edison se casó con Mina Miller, mujer de carácter fuerte, hija de un rico industrial de Akran, Ohio, cuya influencia sobre su excentrico marido se hizo notar, consiguiende hacer de él una persona mas sociable. Tuvieron tres hijos. Al año de casado, Edison trasladó su laboratorio de Menlo Park, resultando pequeño, estableciendose en West Orange, New Jersey. Creó un gran centro tecnológico, el Edison Laboratory (hoy monumento nacional), en torno al cual levantó numerosos talleres, que daban trabajo a más de cinco mil personas.

La electricidad continuó absorbiendo la mayor parte de su tiempo, se ocupaba de todos los aspectos relativos a su producción y distribución, fundando en el Bajo Manhattan en New York 1882 la Edison Electric Illuminating Comp. la planta eléctrica en la calle E 15 y a orillas del Rio del Este que suministraba electricidad a 59 clientes en un área de 2,5 km cuadrados y para 1904 estableció otra planta eléctrica en la calle W58 a orillas del Rio del Oeste (Hudson). A medida que la ciudad crecía habría más de 30 empresas generando y distribuyendo eléctricidad.  Entre 1910 y 1914 se contruyó el edificio de 16 pisos en las calles E 14 y E 15 y entre Irving Place y la 3ra. Avenida, conocida como el edificio Consolidated Edison Company, donde se estableció la sede de la Comp. Edison, al finalizar la I Guerra Mundial en 1922 sobre la torre se colocó una gran lámpara de 11.5 metros en recordación a los empleados fallecidos en combate durante la I Guerra Mundial, a partir de ese momento se le comenzó a llamar La Torre de la Luz, ya que a la vez sirvió de propaganda al ser visible desde New Jersey, New York, y Conecticut.

El actual sistema de transmisión electrica de Con Edison utiliza voltajes de 138,000, 345,000 y 500,000 voltios. Tiene interconexiones de 345kV importando energía de Canada y en New Jersey. Los 15,000 km de cables subterraneos y cerca de 58,000 km de cables en superficie, lo suficientes para cubrir la distancia entre New York y Los Angeles 13 veces. Con Edison en New York produce 30 millones de libras de vapara cada año a través de sus siete plantas de energía que hierven el agua a 1,000 ºF (538 ºC) antes de bombearlo a cientos de edificios mediante el sistema de vapor de la Ciudad de New York. Tambien el sistema de Gas de Con Edison cuenta con cerca de 11,600 km de tuberias, las cuales puesta de manera lineal cubrirían la distancia entre New York y Paris ida y vuelta . El volumen promedio de gas que viaja a través del sistema de gas de Con Edison al año podría llenar el Empire State Building casi 6,100 veces.

Edison no con mucha suerte, sin embargo,  cometió un grave error al insistir en el sistema de corriente continua cuando existían razones de peso en favor de la corriente alterna. También se interesó tambien por muchos otros sectores industriales: la producción de cemento, instalando una gran fabrica de cemento de Portland, proyectos de viviendas fabricadas con cemento, materias químicas, la separación electromagnética del hierro y la fabricación de beterías y acumuladores para automóviles fueron algunos de sus preferidos.

Su último gran invento fue el kinetrografo, cuya patente registró en 1891. Se trataba de una rudimentaria cámara de cine que incluía, sin embargo, un ingenioso mecanismo para asegurar el movimiento intermitente de la película. En 1894 Edison abrió el Kintoscopio Parlor en Broadway, Nueva York, donde un solo espectador se sentaba frente a una mirilla en una cabina de madera para ver la película, que se iluminaba desde atrás por una lámpara eléctrica. Aunque el Kinetoscopio Parlor despertó la atención como atracción de feria, Edison no creyó nunca que fuese importante encontrar algún sistema de proyección para mayores auditorios, lo que le impidió dar el paso definitivo al cinematógrafo de los hermanos Lumiére. Por

En los terrenos de su gran Laboratorio en West Orange, se encuentra la casa estudio cinematográfico, con paredes y techo movibles para utilizar los beneficios de la luz solar y donde se rodaban las grabaciones de los films en la camara de grabación de movimiento práctico inventada por él, que se utilizaban para verlos en el Kinetoscopio, utilizando la cinta de celuloide fabricada por su amigo Eastman Kodak.

La arteriosclerosis, fue minando la salud de este inquieto anciano, falleciendo el 18 de octubre de 1931 en West Orange, Nueva Jersey. Es imposible mostrar todas las fotos que tomé en ese centro, tanto de los talleres, equipos de producción y fabricación, asi como los articulos inventados y fabricados ahi, desde planchas electricas, tostadoras, sumadoras, calculadoras, piezas de metal, maquinas de escribir, armarios y otros muebles de cocina, etc. mangueras, boquillas para mayor presión del agua y otros equipos para bomberos, herramientas de todo tipo, discos de plásticos, tocadiscos manuales y electricos, gomas para vehiculos, y todo tipo de trabajos.

Hay que destacar que Edison estaba acompañado por un equipo de profesionales que habia sido escogidos por él para la realización de sus planes, hubo oportunidades que estuvieron trabajando en 48 proyectos diferentes, muchos de esos inventos y modificaciones fueron realizadas por sus asistentes, con la aprobación final de Edison como cabeza del equipo y la compañia.

 

 

 

 

 

 


 

Emelina O. Brunet Rodriguez

Emelina, su sobrina Bertha F. Hechavarria B. y el hermano Lorenzo Brunet Rdguez.

En el amanecer del dia de hoy falleció Emelina O. Brunet Rodriguez, siendo la 6ta. hija del matrimonio de Juan Brunet y Eulogia (Yoya) Rodríguez Pérez, junto a Juan esposo de Aristides , Pedro esposo Adela, Carmen viuda de Gaspar Hechavarría C.; María viuda de Felix Benjamín Hechavarria C.; Erenalda (Nana) viuda de Jose Luis Rabilero J.; Miguel esposo de Margot Perez G.; Leonila esposa de Raul Reyes; Hilda esposa de Sergio Morales; Oreste (Oro); Ernesto Hector casado con Doris Sánchez y Lorenzo casado con Carmen Yanes.

Emelina el próximo mes hubiera cumplido los 103 años de edad de haber nacido en Sagua de Tánamo.  De esta larga familia integrada por seis varones y seis hembras, solamente permanecen vivos Miguel en Sagua de Tánamo y Lorenzo en Miami. En su larga y bella vida siempre mantenía su simpatica sonrisa, le gustaba componer canciones y poesias donde mantenía su cubanidad como parte principal.

El próximo lunes se realizará su funeral en la Funeraria Rivero  en el 3344 SW 8th Street en Miami de 10am a 1:15pm. luego se celebrará una misa en la Capilla al lado del propio Campo Santo y posteriormente será en entierro. A todos los que le puedan acompañar se les agradecerá y a los que no les sea posible, eleven oraciones por el descanso de su alma.

A sus hermanos, todos los numerosos sobrinos y demás familiares, lleguen nuestras muestras de dolor y condolencias.

Emelina en las manos del Señor deseo tengas el descanso de tus restos que tuvieron larga vida y a tu alma el descanso eterno. EPD

Yolanda Loforte de Palomo cumpliendo 100 años

Acabo de recibir en estos momentos tefónicamente, la mala noticia sobre el fallecimiento el pasado jueves 1º de junio de Yolanda. El 29 mayo publicamos la celebración por los 100 años de vida organizada por sus hijos y demás familiares, después de ella salir del hospital donde permaneció por unos dias, aunque realmente su cumpleaño había sido el 23 de Mayo del 1917, según me informó Jorge Valentín el menor de los hijos, falleció tranquila de una forma sorpresiva e inesperada estando descansando recostada en un sofá en su vivienda.

Su funeral se realizará el próximo lunes 12 de junio, después de la misa que en su recuerdo se efecturá en la capilla en la ciudad de Las Vegas, donde residen.

A sus hijos Eduardito, Faustina y Jorge, así como a sus esposas, todos los nietos, bisnietos, sobrinos y demás familiares reciban, mi más expresiva muestra de dolor por la perdida física de la cabeza de la familia, ruego a Dios tengan la tranquilidad emocional de que Uds. le otorgaron todo el amor y cuidado que ella merecía. Por nuestra parte y de todos los amigos elevaremos nuestras oraciones por el descanso eterno de su alma.

Descansa junto a Lalo en la Paz del Señor.

Yolanda Loforte Cuenca viuda de Eduardo (Lalo) Palomo Oquendo, es hija de Jesús Loforte y Filomena Cuenca, ayer cumplió 100 años de edad, junto a sus hijos Eduardito, Faustina y Jorge Valentín, sus nueras Chicha Góngora Fernández , Mimí Calas Cabreja, todos sus nietos y demás familiares.

Reinó la alegria familiar reunidos junto a amistades, que se presentaron para agradecer la larga vida y salud de Yolanda, sin faltar el Mariachi llevándole las Mañanitas y otras bellas canciones.

Elevo mis oraciones y deseos al Todopoderoso, agradeciendo por la salud y larga vida que ha disfrutado junto a sus hijos y descendientes.

Felicidades Yolanda que Dios te siga bendiciendo y dando mucha salud, son mis deseos personales y de toda mi familia, al igual todos los que la conocimos en nuestra querida Sagua.

 

 

 

La gran fecha patriótica que se conmeraba el 20 de Mayo en Cuba antes de 1959, el olvido con el paso del tiempo durante 58 años, asi como el nunca haber escuchado en las escuelas lo que esa fecha significaba, ha hecho fuera ignorada por la juventud actual, desconociendo y borrando parte de nuestra verdadera historia.

Recuerdo en mi niñez y durante la juventud,  ese día los niños, jovenes y adultos estrenaban nuevas ropas, zapatos blancos, se vestía lo más elegante posible, todos salíamos a las Iglesias de las distintas denominaciones y creencias, a las calles, al parque, a pasear, mostrando la nueva ropa. Se organizaban paradas o desfiles por las distintas escuelas, organizaciones sociales,  los Boy Scout sagüeros, los veteranos mambises y otras instituciones, encabezados por la Banda Municipal. Era el inicio oficial del “verano”, se adornaba el pueblo, colocando pencas con las hojas de palmas fijadas en los postes o columnas  de los establecimientos comerciales y sociedades; por donde quiera se veía ondenado majestuosa la bella “insigna nacional” representada por la bandera más bella, con su estrella solitaria en el triángulo rojo.
Esa noche las sociedades como la Colonia Española y El Liceo de Sagua, así como el Club Oriente, organizaban fiestas bailables, ese día Sagua se llenaba de música, interpretada por afamadas orquestas establecidas en La Habana, de Santiago de Cuba generalmente la Orquesta Chepín-Choben, luego Los Tainos nos visitaban, otras veces eran los Hnos. Avilés de Holguín u otras reconocidas y de moda en ese momento.

Pero el verdadero origen de esa fecha, lo que representa, me ha impactado haciendome recordar y analizar, cuando leí el escrito de Jorge Portuondo en la página 2 de la última “Revista Tánamo” editada en Mayo 2017, titulado “Aquel 20 de Mayo de 1902”, el cual voy a transcribir a continuación, porque es una verdadera lección de historia patria que sería bueno todos conozcamos.

“La víspera de la instauración de la República, fue un día triste, muy triste, la sentida muerte de aquel Apóstol que tuvo fuerza y perseverancia inamitables para lograr la unidad de los cubanos, creándoles una fórmula de lucha que los llevara a su independencia. El 19 fue día de recogimiento: se conmemoraba la muerte de José Martí; las banderas a media asta, con crespones de luto ondeaban en los hogares: parecía prepararse la nación con la plegaria en los labios, y con el recuerdo en el alma de los sacrificados, a celebrar dignamente la más grande de las fiestas.

Al sonar el primer campanazo de la medianoche, la muchedumbre apiñada en las calles y paseos principales, cambió de aspecto; al recogimiento sucedió la algazara, al silencio, el estrépito, la calma a la agitación. La aurora encontró la ciudad vestida de gala; los lazos negros, que sombreaban al atardecer las banderas, habían desaparecido. La alegría era general y legítima; palpaban los cubanos sus ensueños. Todas las fiestas celebradas, hasta entonces, habían sido pálidas, comparadas con las de esa fecha inolvidable.
Los comerciantes norteamericanos mostraron su alegría adornando sus negocios, tambien entusiastas, con los colores de Cuba. En todas las fábricas de tabaco se suspendieron las labores, como si fuera un día de fiesta.

Fue la celebración más importante en toda la historia de la colonia cubana.
A las ocho de la mañana del día 20 tuvo lugar en la Catedral habanera, un “Te Deum”, en honor a la constitución de la República. Y en el antiguo salón del trono, que fuera Palacio de Capitanes Generales españoles, el gobernador militar norteamericano de la isla, General Leonardo Wood, a las doce del medio día, inició la lectura del mensaje suscrito por el presidente de los Estados Unidos, Teodoro Roosevelt, por el que hacía entrega del poder y gobierno de Cuba, al primer Presidente de la República, electo por la voluntad expresa de su pueblo, el Hno. Caballero de la Luz y Maestro Masón, don Tomás Estrada Palma.

El General Wood abrazó al Presidente Cubano y a las 12:10 pm., ordenó a los sargentos Kelly y Vondrak del Séptimo Regimiento de Caballería, que arríaran la bandera de los Estados Unidos, que aún flameaba sobre el Palacio. Entretanto una banda militar hacía oír el himno norteamericano. En el preciso instante en que se arriaba esa bandera del Palacio, el teniente estadounidense Edward A. Steward ordenó el descenso de la bandera de la Unión que ondeaba en el mástil del Castillo del Morro.

A los acordes del Himno de Bayamo, y al saludo de 45 cañonazos, en esa fortaleza, el General Emilio Núñez, izó la primera bandera patria, de la República libre y soberana, la augusta bandera de la estrella solitaria que iluminó el sendero de la gloria y afirmó la libertad de un pueblo heroico. El General Núñez, con la ayuda del Vigía de la vieja fortaleza, Narciso Valdés Mir, amarró la historica bandera a las cuerdas del mástil; al izarla, contó con el auxilio de los veteranos designados al efecto por sus compañeros de lucha.

El júbilo del pueblo cubano fue indescriptible. El cambio de banderas era la culminación de un proceso doloroso, y el inicio de una nueva nación. Solamente faltaba el juramento del Presidente. Rafael Cruz Pérez y Carlos Revilla, ambos del Tribunal Supremo de Justicia, tomaron, a las 12:20 pm., el juramento constitucional a don Tomás Estrada Palma, asumiendo así oficialmente, el alto cargo.

Los cubanos empezaron a demostrar, su indiscutible capacidad para gobernarse a sí mismos, y construir con sus propias manos una sociedad, que en pocos años demostró al mundo el alentador perfil de un verdadero ejemplo.

Cuba, a través de 57 años, avanzó en todos los campos de la actividad humana, dejando en cada uno ellos la huella creadora y digna, a favor de la gran causa del progreso.

La historia la hacen los hombres con sus virtudes y defectos. Cada gobierno republicano hizo avanzar a nuestro país: Tomás Estrada Palma, José Miguel Gómez, Mario García Menocal, Alfredo Zayas, Gerardo Machado, Alberto Herrera, Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, La Pentarquía, Ramón Grau San Martín, Carlos Hevia, Manuel Marquez Sterling, Miguel Barnet, Miguel Mariano Gómez, Federico Laredo Brú, Fulgencio Batista Zaldivar, otra vez Ramón Grau San Martín, Carlos Prío Zocarrás, Fulgencio Batista Z. nuevamente.  Esos son los nombres que nos llegan a la mente, y simbolizan para nuestro pueblo, la etapa republicana, de la historia que da felicidad y dolor. Recordados por los sobre nombres con los que eran identificados por el pueblo: Tiburón se moja pero salpica, El Mayoral, el Honesto, el Egregio convertido en Asno con Garras. Hay Dulce para Todos, la Aplanadora, la Escoba, la Cordialidad, el Indio, la Grulla y el Caballo.

Muchos incorporaron iniciativas del progreso. Todos no fueron capaces de iluminar a las nuevas generaciones. Las crisis ensombrecieron el destino nacional; pero no por ello se alteró el positivismo balance de los triunfos sobre los fracasos. La caida del General Machado el 12 de agosto de 1933, abrió una etapa de grandes convulsiones nacionales. Los años posteriores reflejaron una perspectiva de caos. Tal parecía que los cubanos no se pondrían de acuerdo para llevar a la República hacia la estabilidad.
Poco a poco, una corriente rectificadora se fue abriendo paso hasta alcanzar su culminación en la Asamblea Constituyente de 1940, que le dió a Cuba una de las Cartas Magnas más avanzadas en la historia americana.

La consigna de “Constituyente primero, y Elecciones después” se convirtió en la gran victoria. El 1º de Junio de 1941 dio paso a una nueva jornada de democracia plena, con sus virtudes y errores. Pero llegó el 10 de marzo de 1952 que llevó a Cuba a un escenario de fuerza que ya se consideraba superado. Se dio el único “golpe de estado” en la historia de nuestra nación.
Desde esa fecha nuestra República se debate en una de las crisis más profunda, se precipita al abismo que representa la llegada al poder del primer tirano y su sistema se ha mantenido por los otros 58 años.

Así es nuestra historia. Celebraremos 115 años de esa fastuosa fiesta de la nacionalidad cubana. De ese encuentro con la democracia. Vivimos orgullosos de lo que tuvimos, y que nos fue saqueado y secuestrado. Por eso, debemos prepararnos para cuando Cuba regrese a formar parte de los países libres. La República que nació el 20 de Mayo de 1902, renacerá, y esta vez será para siempre.

Será la hora gloriosa de poner en práctica el mensaje dejado por nuestro hermano y Apostol José Martí:Yo quiero que la ley primera de la República sea el culto a la dignidad plena del hombre”. Ya se habrá acabado, el terror, el secuestro, la vigilancia, la represión, los fusilamientos, la duplicidad, el hambre, la miseria, la división de la familia, la traición de todos los gobernantes de las naciones hermanas.
Entonces diremos como aquel primer día republicano: “Sube, sube, bandera de la patria; fulgura como el sol que disipa las sombras del terror y la ignominia; abre tus pliegues como alas, para que cobijen corazones amasados por el dolor, y ensanchados por el triunfo merecido; tiende tus franjas como iris perenne de paz y de bonanza, sobre esta tierra manchada por el crimen, y purificada por el sacrificio. Sube, sube, bandera de Cuba, y que ese jirón sangriento que ostentas como símbolo de nuestro martirio, restañe para siempre la sangre de las heridas de la patria”.

¿Cuándo tendremos otro 20 de Mayo?
¿Cuándo la bandera del triángulo rojo, las franjas azules y blancas, y la estrella solitaria, podrá ondear libre y soberana?

¿Cuándo nuestra patria podrá vestirse de libertad?”

Baloicito junto a su menor hijo y Ma. Mercedes Sanchez CánepaBaloycito Cerver

1er. Foto donde aparece son su nuera Ma. Mercedes   Sanchez Cánepa y su menor hijo.

2da. Foto donde aparece al centro Baloicito junto a su primer hijo a la derecha y el tercero a la izquierda.

En la madrugada de hoy Baloicito Cerver Garcia, falleció en Miami, despues de sufrir enfermedad durante cuatro año. Fué hijo de Felix Baloy Cerver y Erundina Garcia nació el 30 de agosto de 1937 teniendo como hermanos a: Ofelia, Nelia, Niní, René (fallecido) y Bebo.

En su primer matrimonio con Guicha Gongora Fernández, nació Felix Luis, en el 2º matrimonio con Horalia, nació Felix Manuel y en el 3er. matrimonio con Felicia Morfa nació Felix Baño con quien vivia hasta el momento del fallecimiento.

A sus hijos, hermanos, la viuda, nietos y demás familiares manifiesto mis muestras de dolor por la perdida del amigo conocido desde mi niñez, donde lo veía trabajando en la Farmacia Cerver en el local del actual INDER en la calle Martí esquina con Moncada en Sagua de Tánamo.

Descansa en la Paz del Señor, Baloicito.