Rolando Galban Quevedo

Después de ver la triste noticia del fallecimiento de Babillito Jardínes Méndez en Panamá, me sorprendo al ver que Rolando Galbán Rivas, informa que su padre Rolando Galbán Quevedo falleció. Rolando era el segundo de los hijos de Eugenio Galbán Gutiérez y Chana Quevedo, personas muy queridas y respetadas en nuestra Sagua.

El gallego como yo le decía y quien siempre tenía un sonrisa en los labios, al ver su foto no lo conocía por el tupido bigote que muestra y no lo había visto así. Realmente era un gran hombre y amigo al igual sus hermanos, Eugenito, Oreste y Tony, me ha dolido mucho su pérdida, pero es el designio de Dios y todos de una forma u otra tenemos que seguir ese camino, unos alante y otros detrás, aunque sabemos es normal, no nos acostumbramos a ver partir a un amigo.

Primero y cuando menos se esperaba partió Tony el más joven de la familia y del grupo de los amigos, en plena adolescencia y ahora le toca a Rolando, queda en Sagua, Oreste a quien le quisiera dar un fuerte abrazo de cariño para trasmitirle mi dolor y darle fortaleza, tambien a Eugenito. No olvido en la forma tan cariñosa que eramos tratados cuando visitabamos la casa familiar, el viejo Eugenio con su sonrisa sincera y Chana un amor con todos nosotros.

A sus hijos, Geñita la esposa, los hermanos, sobrinos y toda la familia, mis muestras de dolor por tan gran pérdida. Descanso eterno a sus restos mortales y descanso eterno junto a Dios para su alma.

Que la Paz del Señor sea contigo Gallego, Descansa en Paz.

Anuncios

Me acabo de enterar por una nota publicada por su prima Eugenia Méndez Súarez, informando a toda la familia, sobre la muerte ocurrida en Panamá del Dr. Baudilio “Babillito” Jardínes Méndez, dando a entender sucedió ayer Jul. 19, 2018.

Babillito como le conocíamos en Sagua de Tánamo lugar de su nacimiento, fué el tercer hijo de Guancho Jardínes Mata y Ana Méndez Arderí, siendo el hermano menor de Juan Rafael y Ana Matilde. Se graduó de médico y llegó a ocupar el cargo de Vice Ministro de Salud Pública de Cuba en el área de docencia e investigación.

A sus hermanos, sobrinos, numerosos primos y demás familiares, lleguen a mi nombre y de toda mi familia, nuestras personales muestras de dolor, pidiéndo a Dios por el descanso de su alma y resignación para todos sus familiares en éstos duros momentos.

Descansa en Paz Babillito.

 

Las experiencias vivida por los que nos encontrabamos en nuestro pueblo, durante los meses en los que se fué aumentando  por los soldados rebeldes las escaramuzas y el acercamiento de sus campamentos a Sagua, así como la ofensiva que realizaron contra el Ejercito, con el paso de los años, se nos van poniendo borrosas en la memoria y otras muchas acciones se desconocen, por lo que entiendo es justo recordar algunos hechos y dar a conocer algunas  personas, entre un gran número de otras que han pasado desconocidas para muchos, así como hechos que nunca se han mencionado, estas personas en esos momentos pusieron en riesgo su seguridad, su libertad y hasta sus vidas y en varios casos hasta las vidas de sus familias, dando apoyo y sirviendo de soporte a los luchadores contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Ahora aparecen publicaciones con los nombres de personas mencionadas como antiguos líderes sagueros en la clandestinidad, tal vez algunos de ellos realizaran pequeñas ayudas, y la mayoría de los que los conocimos personalmente nos asombramos de ver como se distorsionan los hechos y los protagonistas. Esos mencionados jefes de la lucha clandestina tanameña,  sabemos no se jugaron la vida en esos momentos, como lo hicieron otros que realmente fueron los héroes anónimos y que ni se les ha mencionado agradecíendoles la enorme contribución realizada por ellos, para facilitar el éxito de los rebeldes en nuestras montañas, los cuales sin esa ayuda no hubieran triunfado tan facilmente y las valerosas vidas ofrendadas y la sangre derramada luchando para derrotar la dictadura, lo cual siempre debemos reconocer y agradecer, hubiera sido con un número mayor de pérdidas de vidas, tanto entre los combatientes directos como entre los luchadores clandestinos.

Hay un hecho que no puede pasar por alto, aunque teníamos confusión si había sucedido en el año 1957 ó 1958, ya que si analizamos los hechos y la situación de esa época, los que vivíamos en Sagua, sabemos no puede haber ocurrido a pocos meses antes del la toma del pueblo en 1958, lo que nos indica  realmente debe haber sido en 1957. Era el día 4 de Septiembre 1957, para las Fuerzas Armadas Cubanas seguidoras del dictador Fulgencio Batista y Zaldivar era un gran día ya que conmemoraban la fecha en que Batista gobernó por primera vez tomando el cargo de Presidente de la República. El policia Antonio (Ñico) Berensén Aguilera, que vivía en la calle Grave de Peralta llegando a la esquina con la calle Martí (donde luego vivió Mario de la Cruz al lado de Tanganica), en esa celebración, se le fué la mano tomando bebidas alcoholica.

Berensen se encontraba por Zabala, quería regresar al pueblo, pero no estaba cerca del puente, sino en el paso o cruce por el arroyo de Romero, algo más abajo buscando la Loma del Fuerte, ahí vió a un joven de la familia García, Eduardo Bassas cree fuera Israel, lo que si dice, él está seguro era un hijo de Arcenio García, que estaba bañando su caballo, Berensén lo llamó para que lo cruzara por el río. El joven, se atemorizó y no le quedó más remedio que montarlo en la parte delantera del caballo, pero al ver el estado de embriaguez del policía y temeroso de que le pudiera hacer algun daño, al ver el arma del policia al alcance de su mano, antes de bajarlo, le quitó el revolver de reglamento y se regresó rapidamente a la otra orilla y continuó hasta un campamento rebelde donde se incorporó como combatiente del ejercito rebelde.

Al llegar a Sagua, desconocemos la historia que el policia hizo para justificar la perdida de su arma de reglamento, salió una patrulla con algunos guardias hacia Zabala. Eduardo Bassas Góngora con 10 años de edad, hijo menor de Antonio Bassas Garcell, había ido a la cercana bodega de Gildardo Garcell que tenía adjunta a su vivienda, al ver el grupo de policias y guardias que venían caminando hacia el puente, Eduardo corrió y llevó a su casa el encargo por el cual había ido a la bodega. Regresó corriendo a la casa de Gildardo para curiosear y ver lo que hacían los militares. Los guardias al ver algo que entraba corriendo a la casa de Gildardo, no se percataron que era un niño, y al llegar exigíeron a Gildardo que sacara de su casa al “rebelde” que se había escondido, Gildardo le comentaba que era un niño y que no había ningún rebelde oculto, los militares le dijeron que registrarían la casa y le pegarían fuego. Los militares al ver a Eduardo, insistían que había sido un rebelde y comenzaron a incendiar la casa y la tienda de Giraldo Garcell, la de Antonio Bassas y 11 viviendas más, en dirección al arroyo de Romero, mientras otros guardias llevaron para Sagua a los vecinos de las casas incendiadas.

Antonio (Toñito) Bassas Garcell hijo de Antonio y María y quien era padre de Mariana, Roberto, Melva, Fina, Antonio (Toñito), Carlos, Rafael, Berta, Concepción (Concha) y Eduardo. Por suerte Antonio no se encontraba en su vivienda, de lejos y junto a Eleodoro Castañeda vieron el humo, corrieron para apagar las casas, en ese momento Melva hija de Antonio tuvo un ataque cardíaco y apoyados por pocos vecinos que no habian sido visto por los guardias, lograron apagar la casa de Antonio.

Desde la azotea del Ayuntamiento, edificio donde se encontraba la Estación de la Policía, algunos policias vieron a los vecinos apagando las casas; hacia Zabala partió el policía Pérez Cairo acompañado de otros y llevaron para Sagua a Eleodoro Castañeda y Antonio Bassas Garcell siendo conducidos a la Estación de Policia, fueron interrogados sobre los supuestos rebeldes escondidos en las casas, luego ante la negativa de lo que esperaban escuchar, comenzaron a golpearlos,  como Eleodoro era más joven y fuerte resistió la golpiza, pero Antonio sufrió los mayores daños físicos, tuvo fractura del maxilar y de varias costillas y de contusiones por todo el cuerpo producidas por la gran cantidad de fuertes golpes.

Los vecinos que fueron alejados de Zabala, se encontraban en el portal de la Clínica Manuela Jardines (luego Escuela de Enfermeras), por ser el lugar más elevado y próximo a sus casas, mirando como sus viviendas ardian. En esos momentos, recuerda Eduardo el hijo menor de Antonio, escuchar que los policias traían para la Clínica a un herido para ser atendido como paciente , ahí supo que era su padre Antonio, golpeado y con  diversas fracturas realizadas durante la paliza propinada por el policia de apellidos Pérez Cairo. Años más tarde Antonio tuvo que ser atendido en La Habana por complicaciones físicas de la golpiza, lo cual indirectamente debió que ser causante de un cancer que le originó su muerte.

Durante los primeros dias del mes de junio 1958 el Ejército comenzó a cobrar un impuesto o tarifa a los campesinos que llevaban mercancias hacia sus fincas y las bodegas que algunos tenían en la propia finca, ese dinero conseguido como tarifa se lo repartían los oficiales, tambien los campesinos para poder comprar y llevar a sus hogares como mercancias tenían que conseguir con el ejercito un “vale”, para entregarlo a la tienda que le vendiera las mercancias y no podía sobrepasar un valor de $5.00. Ya el ejercito y la policía tenían un negocio en alta escala, no les importaba la guerra ni el pueblo afectado por el sitio de los rebeldes. Sus deseos era que aquello durase, todos estaban viviendo una buena vida y haciendose ricos a costa de la población.

El tiroteo comenzaba en cualquier momento, a toda horas sentíamos las ametralladoras lanzando balas al campo por arriba de nuestras cabezas. Tuvimos que reforzar y tapiamos con ladrillos las puertas de muchos establecimientos comerciales y algunas viviendas familiares. Vivíamos encerrados buscando protección entre sólidas paredes.

La poca mercancia que ha llegado por goleta a Cayo Mambí, en el trayecto a Sagua de Tánamo se la han llevado los rebeldes a su campamento cercano en Los Indios del Sitio, tambien en la Boca de Tánamo los rebeldes se han llevado la mercancia de algunas goletas. El Capitán Peter O’Farrill como jefe de la plaza da ordenes de que no salga ninguna mercancía para el campo. Los rebeldes en represalia dan ordenes de que no entre al pueblo viandas y leche. El sitio a la población se ha recrudecido, son las consecuencias de una guerra prolongada. Ningun soldado se atreve a distanciarse de las postas atrincheradas con sacos de arena y sólidas paredes de ladrillos. Comenzaron a escasear los alimentos y  los medicamentos en Sagua, por suerte, ese año la cosecha de mango fué abundante como pocos años había sucedido, tambien el cultivo del maíz fué generoso, lo cual permitió en los patios de muchas viviendas se cultivara maíz y otros comenzaron a producir harina y venderla entre las casas tanameñas, convirtiendose la dieta de la mayoría en mango y harina de maíz.

Los soldados del Ejército sufrieron una emboscada en Bazán 4, frente a donde se instaló años despues en 1964 la Planta Eléctrica, dieron fuego a casa de Adela Cuenca esposa de Esteban Jardínes, padres de Arito, Emilito, Bebo, e Ircia, y otras tres casas más fueron destruidas, pocos días después también quemaron la vivienda de la familia Arguelles Matos en la loma a la entrada del pueblo y próxima a la Descascaradora de Lino Alonso y el Servicentro de Hermida Alonso (El Impulso ahora) por ser los padres de Hugo, quien se había incorporado a los rebeldes y algunas veces de noche, visitaba a su familia, tambien los guardias quemaron  otras casas situadas en rededor de la población, sobre todo a la de familiares que se hubieran incorporado al Ejercito Rebelde.

El tiroteo se acentúa a diario, hora por hora. Los rebeldes disparan a las postas que se instalaron en las salidas del pueblo en dirección hacia los distintos campos, hacia Bazán, el paso del río a La Margarita, el paso de Limba hacia el Jobo, frente al Cementerio en la salida hacia Miguel y otras, igualmente en la Loma Colorada se erigieron dos garitas techadas, una cerca de la calle Los Maceo y la otra próxima al fondo del Cementerio y frente a la calle Martí desde la cual se dominaba toda la calle, las cuales fueron contruidas con pico y palas por personas que el Ejercito detenía, sabiendo no eran adeptos al gobierno y otros que no tenían un trabajo regular los hacían trabajar ahí en esas construcciones. Mientras en el Ayuntamiento, sólido edificio de 2 pisos, en su terraza los soldados del Ejército han instalado una torre con 2 potentes ametralladoras, una calibre 50 y otra 30 mm. y morteros. El telégrafo y el teléfono de larga distancia no funcionan hace tiempo. El Ejército ha instalado microondas para comunicarse con Cayo Mambí, Mayarí, Holguín y Santiago de Cuba. Todas las casas en las afueras de la ciudad, incluyendo las que rodean la descascaradora de café de los Villanueva (al lado del Hospital Juan Paz C.) en aquella época, esa zona estaba fuera del casco de la ciudad, desaparecen en una dramática tarde de llamas y humo negro por el incendio de los soldados.

Asegurando que está construyendo instalaciones para el despulpe de café y secaderos en una de sus fincas, a Manuel Villanueva, le permite llevar al campo rebelde los materiales que piden los oficiales, de esta forma visita el campamento de Los Indios.

En la penúltima semana del mes de junio de 1958 el Comandante Raul Castro R. dictó la Orden Nº 30 dando inicio a la Operación Antiaérea y ofensiva del II Frente Oriental y se realiza el ataque a Moa en Junio 26 donde murió el entonces Teniente Pedro Sotto Alba junto a otros combatientes del Ejercito Rebelde. Durante ese ataque, los rebeldes logran un valioso botín de medicinas, material de cirugía y articulos de imprescindible necesidad para la revolución, además de mercancías y viveres. Con esos materiales se instaló en el Campamento de Los Indios un Banco de Sangre y un hospital equipado con todo lo necesario, con una mesa de operaciones, planta électrica, cámara de oxigeno, etc.  El día 27 de Jun. 1958 en San André se le despidió el duelo por Raul Castro y fueron sepultados Pedro Sotto Alba y demas combatientes caidos en el ataque a Moa. 

En las primeras semana del mes de jul 1958 se desarrolló durante 7 u 8 dias el combate de la Zanja, entre Mayarí y Sagua en las faldas de la Sierra Cristal, en la vertiente del Río Téneme. Todos los soldados y casquitos de Sagua y Cayo Mambí salieron para ese lugar, eran como 300 y regresaron a pié unos 150, totalmente destrozados físicamente. A su llegada a Cayo Mambí, los pertenecientes a ese Cuartel, llenos de soberbia y de ira matan a dos infelices vecinos que se atrevieron a comentar ” que pocos regresaron”. En Sagua solo habían quedado 6 policias y los voluntarios armados, temiendo un ataque por sorpresa de los rebeldes, abandonaron una tarde la población, camino a Cayo Mambí, en el camino se encontraron con la tropa que regresaba de la Zanja y nuevamente entraron en el pueblo dando vivas a Batista. Aquellas tropas una vez más requisaron varios almacenes, todas las ropas, zapatos, cubos, palanganas que quisieron llevarse, los licores se los llevaban en botín.

Tambien en el mes de Julio Manuel Villanueva visita el campamento de Naranjo Agrio donde se encuentran retenidos norteamericanos de Guantánamo, Moa y Nicaro junto a los cuales almuerza; esperaban la llegada del Comandante Raul Castro acompañado del Consul de USA, comienza a hacerse tarde esperando a los visitantes que no llegan y Manuel tiene que regresar a Sagua antes del arribo, por lo que no los puede ver, aunque se les solicita Manuel adquiera en Santiago de Cuba  material para la construcción de armas. Manuel cumple con lo solicitado, transportando en sus propios camiones tuberías de acero, cabillas calibradas, así como soldadura autógena, oxigeno y piezas para armar un aparato de soldar. Continúa realizando salidas a los campos, el Capitan O’Farril le facilita un permiso permanente para entrar y salir de la ciudad a causa de la necesidad de seguir construyendo y haciendo las instalaciones de despulpadoras.

A fines del mes de Julio de 1958 procedente de Cayo Mambí y trasladados en carros de línea férrea llegó a Cebolla, el Comandante Pino con una tropa de 500 hombres, estableciéndose sin pedir ningún permiso, en una gran nave dentro de la finca de Generoso Pérez en Cebollas, donde dejaron 200 hombres y el resto de la tropa formada por 300 hombres continuaron hasta Cananova con el Cdte. Pino donde se establecieron. Junto a esta tropa regresó el Sargento Díaz de la Guardia Rural quien había sido el Jefe del Cuartel de Cananova antes de ser destruido por los Rebeldes. En Cebolla el Sgto. Díaz se encontró con Gilberto (Giro) Pérez hijo de Generoso; el Sgto. le informó a Giro que los soldados tenían conocimiento de que los hermanos Blanco y Ruben Miranda, cuando llegaban los rebeldes a Cebolla, ellos montaban en los jeeps rebeldes y portaban revolveres, por lo tanto los tenian amenazados de muerte por parte de la recien llegada tropa.

Giro Pérez salió en una moto suya y avisó a los Miranda para que se fueran de Cebollas, regresó a Cebolla y a la siguiente hora, Giro vió a los Miranda que eran conducidos montados a caballos y custodiados por un soldado en cada caballo, al llegar a Cebolla, lo pasaron a un camión para llevarlos a Cananova, rapidamente Giro fué hacia Cananova, solicitó ver al Cdte. Pino de parte de un hijo de Generoso Perez dueño de la finca donde el Cdte. habia dejado parte de su tropa. Giro en sus viajes a Holguin en su avioneta privada procedente desde Cebolla antes había conocido al Comandante Pino. Giro le explicó al Cdte. que los Miranda eran inocentes y que cuando no habia soldados en Cebolla y llegaban los rebeldes, si esos jovenes inmaduros no montaban en los jeeps cuando los llamaban, podían ser ajusticiados por los rebledes. El Cdte. Pino ordenó soltaran a los hermanos Miranda, gracias a la defensa que Giro Pérez  realizó en beneficios de ellos, montaron los tres en la moto de Giro y rapidamente regresaron a Cebolla.

Según recordó Giro en otro momento en que los guardias pasaron para Cananova, en una bodega que había en Melena a la orilla del camino, dos jovenes hermanos que se encontraban ahí los detuvieron y los mataron dejando sus cuerpos al lado del camino y a otro joven vecino de Cebolla tambien lo mataron a la orilla del camino entre Cebolla y Cananova.

Continuaremos narrando hechos sucedidos en los siguientes meses, a partir de Agosto de 1958.

 

 

 

Ayuntamiento-sagua-despues-de-toma-12-19582

Para narrar nuestra permanencia en Sagua cuando retornamos por las vacaciones de la Semana Santa, realizadas desde Marzo 30 hasta Abril 5 1958 y por el inicio de la huelga anunciada para el 9 de Abril, ahí comenzamos a estudiar como alumnos de Conchita Arderí S. ya que no regresamos a nuestros estudios regulares en el Colegio De La Salle en Santiago de Cuba, lo iré incorporando junto a los escritos detallados  cronologicamente por  Manuel Villanueva y que  publiqué en mi página, cuando los comencé a transcribir con fecha  Noviembre 3 del  2013, ahora he ido agregando mis propias experiencias  vividas en esa época, así como las de otras personas amigas, que me la han facilitado.

Los campamentos de los jovenes rebeldes fueron formados por combatientes con armas cortas y escopetas desde el año 1957, a fines de marzo 1958 fueron incorporados a la Columna 6 de Raul Castro procedente de la Sierra Maestra, desde esa fecha fueron dirigidos por los designados capitán Julio Pérez Guitián y el 1er. Teniente Baudilio Méndez como 2º Jefe respectivamente, cubriendo la zona de Moa-Sagua-Cayo Mambí.

En los primeros dias del mes de abril de 1958, se reciben distintos comentarios de varios campesinos, mencionando a una tropa del Ejercito que venía caminando desde Guantánamo y acercándose a Sagua, era dirigida por el Comandante Martínez Morejón, estaba integrada por más de 300 militares, hasta que lo confirmamos al tenerlos a la vista, cuando ya venían por El Jobo, habían tomado rehenes como a 80 prisioneros entre campesinos y comerciantes del campo, como protección evitando los atacaran las tropas del ejercito del M-26-7. Al llegar a Sagua obligaron a Manuel Villanueva y a otros comerciantes para  proveerlos de ropas, camisas, pantalones, zapatos, enorme cantidad de colchonetas, camas y otros articulos. La más simple negativa podría tener funestas consecuencias. Varias personas en Sagua hicieron gestiones para que liberaran a los prisioneros, lo cual prometieron soltarlos al siguiente día y lo realizaron. Al quedar todos libres, se conoció la triste noticia de unas diez personas, entre los prisioneros que traían en la retaguardia habían sido asesinados por aquella tropa . Al siguiente día el Comandante Martínez Morejón y la mayor parte de su tropa, siguieron camino hacia Mayarí, dejando en Sagua aproximadamente 150 militares.

Algunos soldados hicieron una salida hasta Andrés donde está uno de los campamentos rebeldes más cercanos y dirigido por el Teniente José (Pepín) Lupiáñez, pero los soldados del ejercito, no llegaron hasta el campamento rebelde de Andrés; en el Coco tuvieron un encuentro con los rebeldes y regresaron al pueblo. Esta es la última salida que realiza el ejercito por el cause del Río Sagua arriba, mientras Miguel, El Sitio y Catalina son territorios libres de Cuba. Empieza a iniciarse el sitio a la población saguera por parte del ejercito rebelde, acercando algunos campamentos y patrullas de los soldados rebeldes, haciendo escaramuzas con algunos disparos.

En los útimos días de abril 1958 salen todos los soldados hacia Cebolla, con el Capitán Peter O’Farril jefe del Ejercito en Sagua de Tánamo al frente, querían llegar a Cananova donde el Cuartel ya había sido quemado y no había soldados. En la Escuela Pública de Cebollas, el Capitán O’Farril estableció su campamento, para desde ahí intentar avanzar para llegar a Cananova, retirándose a los dos o tres dias. Estando ahí en Cebolla, el Capitán O’farril, apresó a Bartelemy el barbero de Cebolla a quien  acusaron de ser miembro del M-26-7, alguien avisó en su cercana finca a Ramón Jiménez Azahares situada en Saltadero. Ramón fué a Cebolla, en su condición de Consejal del Municipio de Sagua e intercedió logrando que O’Farril liberara a Bartelemy; al conseguirlo Ramón le aconsejó que se alejara de Cebollas en cuanto se retirara esa tropa de Cebolla, porque realmente Bartelemy era el Coordinador del M-26-7 en ese lugar.

Todos los montes que nos circundan estaban llenos de jovenes rebeldes, los cuales muchas veces eran visto en las lomas de la Margarita y otros lugares cercanos al río en dirección a Juan Díaz, el Jobo o por los caminos a Miguel.

Pasada la Huelga del 9 Abril, para mediado de ese mes o inicio de mayo, procedente de Santiago llegó a Sagua, Angel René Soublet Figueredo con 16 años y militante del M-26-7, perteneciente al Grupo de la Placita de Santo Tomás en Santiago, precisamente es el barrio de Pepito Tey y los hermanos País García, René había participado en acciones contra la policia santiaguera, y en la pasada huelga de Abril. René llegó junto a su hermana Edith que era menor que él y vivía con la tía, la Profesora Carmen Luisa (Guicha) Alvarez Guerra y su esposo Rafael (Felo) Rabilero Viñals, en la calle Moncada entre Mejias y Calixto García donde ahora se encuentra la actual calle Eugenio Carbó (en esa época no existía), al doblar hacia la izquierda en la calle Calixto García, cerca de esa esquina y frente a la casa de Salvador Matos, vivía el Sgto. Fuentes Pérez, Jefe de la Policia Nacional en nuestro pueblo. Llegué a tener relaciones de amistad con René, pero nunca me comentó sobre su lucha en Santiago.

René tuvo informes sobre los comentarios que existian en contra del Sargento Juan Graciano Fuentes Pérez y de los crimenes que se decía había realizado en Holguin, por lo que determinó hacerle un atentado. Preparó un coctel Molotov a inicio de mayo, subió al techo de su casa y como todas las viviendas tenían los techos unidos, caminó hasta llegar cerca de la casa del Sargento Fuentes Pérez, tiró el coctel, había llovido ese anochecer, el coctel cayó en una canal con agua estancada y se apagó. El Sargento estaba en la Estación de la Policía, al informarle lo sucedido regresó a su casa,  alguien vió a una persona, aunque no tenían seguridad de quien era, por ser René el recien llegado hacía pocas semanas y sospechando fuera estudiante, detuvieron a Felo Rabilero por ser el cabeza de familia, lo interrrogaron y luego fué liberado. La mañana siguiente Guicha habló con el Padre José Lorenzo y éste llevó a René junto a un tio que era vecino de Cayo Mambí, el tio lo llevó mediante Cubana de Aviación para Santiago. Pocos minutos después de despegar el avión desde Cayo Mambí, llegó el Sargento Fuentes Pérez al aeropuerto buscándo a René para deternerlo.

A los pocos días de haber comenzado nuestros estudios en la casa de Conchita Arderí en la calle Serafín Sánchez, situada entre el fondo de la vivienda del Dr. José M. Cuscó, la cual era ocupada por Beby Gelpi Cabrejas y del otro lado la Panadería de Arístides Cisneros, el esposo de Conchita, el abogado Dr. Manuel González Tena, motivado por problemas familiares, determinó incorporarse a los rebeldes, según nos informó Conchita una mañana cuando llegamos a su hogar para recibir sus enseñanzas.

Pocos dias después Conchita me pidió ayuda, para que yo la acompañara una noche a bajar por la loma de la calle Carlos M. de Céspedes hacia “4 Vientos”, o sea en la conocida bajada al fondo de los “Almacenes de Columbié y Hechavarría” y el “12 de Febrero” (conocida como la Tienda de Pereda) o tambien conocida como la loma de la carniceria de Fonteboa. Esa loma tenía muchas piedras (ahora es una escalinata) y Conchita por sus limitaciones físicas  y para no llamar la atención de que la vieran sola en la noche, me pidió cooperación. Al llegar nosotros frente a la antigua Tienda de Lalo Serrano, casi simultáneamente llegó un rebelde con dos caballos (estaba oscuro y ahora no recuerdo, si fuera un sólo rebelde o eran más), la ayudamos a montar y se dirigieron en dirección al cercano paso de Limba en el Río Sagua para partir hacia el campamento donde la esperaba su esposo. A los pocos días (tal vez menos de una semana) Conchita regresó y reanudamos nuestras clases.

A su regreso, Conchita comenzó a explicarnos como eran los campamentos rebeldes y el significado de la palabra “Mau-mau” que era como llamaban a los rebeldes del M-26-7 ya que esa palabra se había originado en unas guerrillas árabes varios años antes. Luego ella comenzó a entregar a Ramón Jiménez (Monchi) algunas piezas de revólveres y proyectiles (balas) para que los llevara a la casa de Pepín Ramírez Calas al inicio de Serafín Sánchez y al costado de la Escuela Pública Juana Bastard; igual  Conchita le entregaba a Chuchú mi hermano, balas dentro de medias o calcetines de hombres para que se las diera en la panadería de Arístides a Panchito Cisneros el hijo de Rufila, para que éste las hiciera llegar a los rebeldes, algunas veces yo también llevé balas a la casa de Pepín Ramírez.

El día 9 de mayo (sabado), víspera del Día de las Madres, varios rebeldes atacan la parte externa de Cayo Mambí, el cuartel de la Guardia Rural estaba a la entrada y a la orilla de la carretera desde Sagua. En el encuentro hay soldados muertos y heridos. Se retiran los rebeldes y los soldados y casquitos se enardecen con las bebidas que se llevan del Departamento Comercial y de otros establecimientos cayeros. Esa misma noche es llamado al Hospital el Dr. Ignacio Delgado Vega para que cure a un soldado herido. Sale de su casa dispuesto a cumplir con su misión humanitaria, y muy cerca del Teatro Marta, es asesinado por un grupo de casquitos y soldados completamente borrachos y al poco tiempo y a unos 50 metros, también es asesinado por los mismos soldados el antiguo empleado del Central Tánamo, Ricardo Panadero Columbié.

El desenfreno e indisciplina de los soldados se acrecienta, hay terror en Sagua y en Cayo Mambí. El tiroteo de los soldados dentro de las propias poblaciones se hace violento y se va instensificando progresivamente. En la mayoría de las casas sagüeras se construyen refugios, son huecos hechos en los pisos en los cuales se refugian las familias inmediatamente que se sienten los tiros y tableteo de las ametralladoras. Los niños lloran, las mujeres rezan, los hombres maldecimos el tener que soportar ese tiroteo continuo que sale de la torre sobre el Ayuntamiento.

El domingo, 10 de mayo de 1958, Día de las Madres, llega a Sagua al eropuerto en la finca de Fabriciano Molina en “4 Vientos”, un avioncito con el Tte. Coronel José Ma. Salas Cañizares y aprecia personalmente la indisciplina y el terror de toda la tropa de Sagua que viven refugiados en sus garitas y fortines. Al poco tiempo sale un destacamento de casquitos y soldados hacia la Esmeralda en el Barrio El Sitio al mando del Teniente José María Fernández. El encuentro con los rebeldes es inmediato, se produjo en el dificil camino en las Cuchillas del Sitio, exáctamente subiendo en La Ayuita, las bajas de los soldados dicen fueron numerosas. El Teniente José María Fernández falleció en el encuentro. No supimos quienes fueron los otros soldados muertos y heridos. El Tte. Coronel Salas Cañizares se ausenta del término, nuestra población no le ofrece seguridad personal.

A mediado de mayo el Capitán Peter O’Farril caminaba acompañado de una cuadrilla de soldados por la calle Gral. Rabí cerca de la casa de José Fonteboa, y de sus vecinos Cisneros, uno de los soldados comenzó a golpear duramente a Tuto Cisneros, esa paliza era observada por el Capitan O’Farril y todos los vecinos que vivían en lo alto de la calle Serafín Sánchez frente a la Escuela Pública Juana Bastard y los de la loma de Moncada. Fué brutal esa salvaje e injutificable paliza que con los golpes, meses después le originó la muerte a Tuto.

Mientras las fuerzas de los rebeldes siguen aumentando en el número de soldados y armamentos, en Mayo 25 se traslada para Los Indios de El Sitio el campamento de la Compañía B al mando del Capitán Higinio (Nino) Díaz Acne como máximo jefe entonces en la zona tanameña.

En el mes de mayo fué detenido Eugenio Leyva Cortina, siendo conducido a la Estación de la Policia la cual radicaba junto a la Capitanía del Ejercito, en el Edificio del Ayuntamiento Municipal. Pocas horas después se conoció la noticia emitida por parte de las autoridades en el Ayuntamiento: Eugenio se había ahorcado, lo cual nadie creyó fuera cierto.

Durante la noche del 30 de mayo de 1958 dos banderas del M-26-7 en la planta eléctrica en la calle Serafín Sánchez y Jose A. Saco (ahora Panadería) en Sagua de Tánamo fueron puestas por Beto Arce Driggs y Eugenio Carbó Ricardo que eran soldados rebeldes alzados del Movimiento 26 de Julio, el acto fué realizado durante el turno de Carlito Jardínes como operador. Al llegar el Ejército a la Planta, interrogaron al operador del siguiente turno, Francisco Tur Ramos (Pancho Turro) quien declaró que él desconocía quienes habían puesto las banderas, por lo que fué golpeado con la culata de una ametralladora de mano, perdiendo el conocimiento, despues de varios minutos  reaccionó del golpe y volvió dar la misma respuesta, estaba todavía en el piso cuando fué pateado por las nalgas y milagrosamente fué salvado por la intervención del Sgto. Carbonel que pasaba en ese momento por ahí e intercedió por él en el momento que un soldado quería dispararle con la metralleta.

En Santiago de Cuba, René Soublet F. permaneció durante varias semanas escondido en una casa refugio, una tarde al salir a la calle fué detenido por un carro patrullero, llevándolo para el Vivac santiaguero, permaneció dos meses y junto a otros jovenes planearon y llegaron a ejecutar una fuga, René tenía una pistola por lo que fué el último en salir, en el momento de su salida, llegó el Tte. Despaigne con una metralleta, se batieron y a la 8 pm. Angel René Soublet Figueredo, entregó su vida el 25 de agosto de 1958 luchando por sus ideales, igual a muchos valerosos jovenes luchando para ver a Cuba libre de dictadura.

 

 

 

Al iniciarse el curso en sept. 1957 hasta jun. 1958 mi hermano y yo nos matriculamos en el Colegio De La Salle, al llegar como no habiamos podido terminar el curso regular 1956-1957 en el Colegio Juan Bautista Sagarra, aunque existían pruebas de las materias que se nos habia impartido, no había constancia del final de curso, por no habernos podido presentar a los exámenes finales. Motivado por la inestabilidad en la seguridad en Santiago de Cuba, lo que nos obligó a permanecer en nuestro pueblo Sagua de Tánamo. Ahi nuestro padre nos puso a estudiar con el Dr. Lucio Martell, destacado pedagobo para que no perdieramos el año de estudio, resultando positivo en las calificaciones que pudimos lograr al someternos a exámenes que nos puso el Colegio De La Salle para determinar el nivel donde nos ubicarían.

Ahí conocimos que José Tey Saint-Blancard (Pepito Tey), había sido profesor del 5º Grado de Primaria, en éste nuestro nuevo colegio, muchos de mis condiscipulos  habían sido alumnos de “Pepito” y algunos tambien Pepito los repasaba en forma privada en su vivienda de la calle Habana, como Gustavo Plazaola Fernández, Urbano Hechavarría, tambien mi amigo-hermano Ramón (Monchi) Jimenez M. aunque no fué alumno suyo, lo recuerda como profesor del Colegio de La Salle, igualmente mi primer maestro en La Salle, el Profesor Pedro Tamayo Lega era amigo personal de Pepito y condiscipulos en la Universidad de Oriente, aunque en diferentes carreras. Ahí pudimos conocer sobre la vida de Pepito, como maestro, ciudadano y como católico practicante, nos comentaban que diariamente asistía a la misa en la Capilla del Colegio, recibiendo la comunión antes de inciar sus labores de profesor. Sus actividades revolucionarias las realizaba en forma secreta, sin darlas a conocer a los demas profesores y a sus alumnos.

De igual manera ahí fué que comenzamos a conocer tambien sobre la vida de Frank País Garcia, y que mis primos Hechavarria Brunet, hijos de Gaspar y Carmen vivían al frente de la casa de la familia País García, segun me informaron Gaspar e Irma quien llegó a ser amiga y compañera de estudios de Josué País Garcia, en el Instituto auque ella estaba algunos años más adelantada. Igualmente son sorprendentes los relatos de los testigos y amigos personales de Frank País, siendo un activo participante en su Iglesia Bautista donde el padre había sido el Pastor. Frank tocaba el organo, el piano, el acordión y cantaba en las actividades religiosas del templo, tenía pasión por la literatura, y extraordinaria sensibilidad para el arte, la música, producción poética y el dibujo. Fué amigo personal de la entonces bisoña cantante Lupe Victoria Yoli Raymond, conocida luego como “La Lupe” a la cual le pedía a menudo que entonara una pieza musical. Así de sencillo y popular era Frank, su figura de maestro y combatiente estuvo ligada a los afanes organizativos, la recoleccion de armas y recursos, el piano, el organo y la Biblia.

Posteriormente trataremos de concer más profundamente sobre este ejemplar joven que oíamos mencionar y, sobre su vida de la cual profesionales de la talla del economista Regino Boti graduado de Harvard, el Dr. Baudilio Castellano, el comerciante Enrique Canto Bony hombre de plena confianza y a quien Frank le asignó la responsabilidad de ser el Tesorero de la Dirección Nacional del M-26-7, el Dr. Jose Antonio Roca, el Profesor Manuel Aguilera Maceira, y el economista Felipe Pazos entre otros, dirigidos por él, redactaron la “Plataforma Política del 26 de Julio” recopilada en el documento titulado “Nuestra Razón”.  Todos comentaban entre ellos, que como un hombre tan joven pudo convertirse en el dirigente indiscutible de una organización en la que militaban profesionales mayores en edad, tan curtidos y experimentados como ellos y la respuesta fue rotunda: “Frank estaba por encima de todos nosotros.”

A nuestra llegada a La Salle fuimos alumnos del Profesor Pedro Tamayo Lega, como titular impartiéndonos las clases del nivel “Ingreso”, ahí conocimos a Pedro su padre que trabajaba en el Colegio y amante de los gallos de pelea. “El viejo Tamayo” hizo una gran amistad con mi hermano que tambien era amante a los gallos, por lo que Tamayo siempre le pedía le consiguera un gallo de Sagua, ya que tenían fama bien ganada por su bravura en Oriente y Camagüey.

Desde mediado del año 1957 ya había algunos rebeldes alzados en las montañas cercanas a Santa Catalina, en el Lirial perteneciente a la Sierra de Maguey se estableció el primer campamento de escopeteros creado por Evans Rosales. Estos rebeldes se movian por algunas partes dentro de los Barrios de La Catalina y Miguel, tambien se creó otro campamento por Antonio (Ñito) Lamorú en San Andrés y en el Furnial. Ñito había sido el Jefe de acción y sabotaje del M-26-7 en Sagua de Tánamo. El campo era el lugar más seguro por tanta persecución, la vida se hacía imposible en las ciudades, muchos la van abandonando, En las montañas sagueras en diciembre 1957 ya habian jovenes en su mayoría, tanto sagueros, como guantanameros y santiagueros usando brazaletes del M-26-7, organizados en guerrillas, entre 7 a 9 hombres ocupando todo tipo de armas y municiones con los campesinos. A Sagua llegaban jovenes de otras ciudades huyendo de la represión, para incorporarse en nuestros campos a las guerrillas de los rebeldes, dando origen a la formación de otro campamento en La Esmeralda.

Regresando a Santiago en enero 1958 despues de la Navidad de 1957, mi hermano le llevaba al viejo Tamayo el anhelado gallo sagüero, lo introdujo, como era la costumbre, dentro de un sombrero de yarey. Ese viaje de retorno a Santiago era en vuelo de Cubana de Aviacion desde el aeropuerto de Cayo Mambí ubicado cerca de las instalaciones del Central Tánamo, el vuelo estaba programado para horas de la tarde, llegando procedente de Baracoa, con escalas en Cayo Mambí, Central Preston (luego Guatemala) y Santiago de Cuba como destino final. Al llegar al Cayo no había suficiente espacio para los pasajeros que lo abordaríamos , creo faltaban tres o cuatro asientos, por ser al fin de las vacaciones navideñas, la mayoría eramos estudiantes, que regresabamos a nuestros estudios, pero cuatro pasajeros se quedarían en Preston.

Desde el aeropuerto de Cayo Mambí se llamó a Santiago de Cuba y autorizaron al avión continuara hasta Preston, bajara a los pasajeros de ese destino y regresara a Cayo Mambí para recoger a los que volaríamos a Santiago. Así se hizo, pero el reloj estaba caminando, ya salimos desde el Cayo con retraso y avanzada la tarde. Estaba obscureciendo, llovía, al llegar a Santiago, de momento la nave hizo un giro y se fué alejando de Santiago, pasaron pocos minutos, por fin aterrizamos, ya estaba obscuro. Para nosotros las instalaciones del aeropuerto nos eran desconocidas, eran diferentes a las que visitabamos en nuestras frecuentes paradas, en Preston, Guantánamo, Baracoa y Santiago. Al descender y entrar a la terminal, nos informaron que estabamos en Guantánamo y como ya había movimientos de rebeldes alzados en contra del gobierno de Batista, determinaron aterrizar en el Central Ocaño, que estaba mas cercano de la ciudad de Guantánamo, en lugar de hacerlo en el aeropuerto regular, a donde a los rebeldes se les hacía más facil en la noche, interceptar a los pasajeros en la carretera por donde circulaban los pasajeros del avión.

Ahí se nos dió la opción de viajar por tierra en auto hasta Santiago o quedarnos en un hotel en Guantánamo y proseguir en el avión al siguiente día, con todos los gastos pagados por Cubana de Aviación. Tres o cuatro personas mayores se fueron en carro para Santiago, la mayoría que eramos estudiantes nos quedamos en Guantánamo. Nos llevaron en carro hasta el Hotel Martí en la calle Pedro A. Pérez y cercano al Parque Pedro A. Perez, ese hotel no tenía comida a esa hora, por lo que dejamos nuestras pertenencias en las habitaciones asignadas, cruzamos el parque “Periquito Perez” y fuimos a cenar al Hotel Roosevelt que era el más lujoso de la ciudad con aire acondicionado y creo estaba en la calle Martí. Ahí fué abusivo y enorme el gasto que originamos, ordenamos:  filete, jamón, pollo, arroz, ensalada, postre, café y algunos hasta cigarros Chesterfield. ¡Cubana de Aviación pagaba!

Al regresar al  Hotel Martí en la calle paralela del otro lado del Parque, vimos que llegaron soldados con rifles y metralletas, subieron las escaleras y se apostaron, creo que sería en la azotea, ya que tenían temor que las milicias locales del M-26-7 realizaran algun ataque. Mi hermano antes de ir a cenar, para que el gallo pudiera estirar sus patas y descansara de la posición dentro del sombrero, lo sacó y lo paró en el lava manos de nuestro cuarto. Al regresar de la cena, nos acostamos a dormir plácidamente despues de la tremenda llenada que nos habíamos dado.

Durante la madrugada, el gallo sagüero para el “Viejo Tamayo” comenzó a cantar, los huespedes se quejaban en alta voz y los empleados tocaban las puertas de las habitaciones buscando el gallo, cuando Chuchú se percató de lo que sucedía cogió el gallo, lo puso dentro del closet y lo tapó con la ropa que habíamos usado. El gallo quedó tranquilo y en silencio, mi hermano limpió el lavamanos y al llegar el empleado, todo estaba normal, el gallo permanecía en silencio, lo que permitió que al siguiente día reanudaramos nuestro viaje para Santiago y Tamayo pudo recibir su gallo como lo deseaba.

En Febrero se pasó para La Esmeralda el campamento principal de los rebeldes del M-26-7. El Capitán Julio Pérez llegó en marzo asignado como Jefe del Campamento  y el Furnial quedó en calidad de Tenencia como 2º campamento. Varios soldados que habían salido a los campos fueron atacados por los rebeldes, algunos murieron y sus armas fueron ocupadas, en Naranjo Agrio incendiaron los almacenes del BANFAIC una entidad del gobierno y una avioneta particular, su piloto y propietario Américo Mesaro, ciudadano húngaro y veterano de la II Guera Mundial, fué fusilado por considerarlo espia, acusado de volar sobre los campos de Sagua de Tánamo, Mayarí y Guantánamo para informar al ejercito de las actividades de los rebeldes.

El 11 de marzo llega Raul Castro con Columna 6, procedente de la Sierra Maestra a las estribaciones de la Sierra Cristal en el municipio de San Luis para dar origen al II Frente Oriental, esto había sido una idea por la que había luchado Frank País, queriendo crear un II Frente de lucha. En Marzo 15 llega Raul Castro a Las Calabazas en el Municipio de Sagua de Tánamo, uniendo a su Columna 6, todos los campamentos de los rebeldes que existían en el territorio tanameño y en el guantanamero, así como eliminando los grupos de bandidos que asaltaban a los campesinos, haciendose pasar por miembros del M-26-7. En Marzo 29 el Comandante Raul Castro, asignó al 1er. Teniente Ñito Lamorú como Jefe Rebelde de toda la zona norte de Sagua y Mayarí organizando el territorio y concediendo grados de sargentos y cabos.

La juventud saguera se sigue alzando, asi como tambien personas de mayor edad. El cuartel y la policía atrincheran las entradas de sus recintos con sacos de arena. Continuan las detenciones de profesionales y comerciante, así como tambien de familiares de jovenes alzados.

Habíamos retornado a Sagua de Tánamo durante las vacaciones de Semana Santa desde Marzo 30 hasta Abril 5, pero por la anunciada Huelga del 9 de Abril de 1958 y la situación existente en Santiago, mi hermano Jesús Rafael (Chuchú) y yo nos mantuvimos a Sagua, donde comenzamos a recibir clases junto a Ramón Jiménez Martinez (Monchi), Carmita Gómez Ramírez, y tambien Pocholo Cuervo que tuvo menos tiempo, como alumnos, siendo nuestra profesora Concepción Arderí Sarret (Conchita), para mantener el nivel académico y no perder el año, ésta estancia la cual explicaremos por meses, se alargó hasta pasado el 1ro. de enero de 1959, cuando retornamos al Colegio De La Salle. Nuevamente no pudimos presentarnos a nuestros exámenes programados para junio del 1958 al final del curso regular.

En marzo 1958 se atacó e incendió el Cuartel de la Guardia Rural de Cananova, y el 31 marzo se realizó el 1er. ataque a Moa.

En Santiago el “Movimiento 26 de Julio” preparó una Huelga General para realizarse el 9 de abril de 1958, pero desde antes se realizaron acciones en contra de las fuerzas armadas. De igual forma en otras ciudades tambien se organizó la huelga. La Huelga General del 9 de Abril de 1958 en Sagua, se organizó, pero el único establecimiento que cerró sus puertas fué el negocio de Manolo Pampín en la esq. de Mejias y Bartolomé García, por lo que al llegar el  ejercito y Manolo no encontrarse porque había salido del pueblo, rompieron las puertas con hachas y la mercancía se la regalaron a los vecinos. Manolo mediante su padre en Cayo Mambí tuvo que conseguir un justificante, cerficando la enfermedad en estado grave de un familiar, con la firma del Jefe del Ejercito en Cayo Mambí para evitar represalias en Sagua de Tánamo.

 

 

 

 

 

Para mi hermano menor con 12 años y para mí, por nuestra edad y el encontrarnos en el dormitorio con limitadas salidas a las calles, realmente no estabamos conscientes de la verdadera situación que existía en la ciudad, desconocíamos quienes eran los jovenes que peleaban en las calles santiagueras el 30 de noviembre de 1956.

Nosotros en nuestro dormitorio no sabiamos sobre la muerte de tantos jovenes valiosos que se habían sacrificado ese día, luchando por sus ideales, buscando derrocar a los representantes de la dictadura que había roto la normalidad constitucional de la Republica, con el deseo de retornar a la vida civica normal, donde cada ciudadano tuviera pleno derecho del uso de sus libertades, no como se estaba viviendo en ese momento con el establecido “toque de queda” implantado por el gobierno, donde los militares tenian todos los derechos y los civiles no tenian alguno, incluyendo la prohibición de no poder salir después de la determinada hora establecida desde inicio de la noche hasta el amanecer del siguiente dia. Los militares tenian libertad para detenerte por sospechas, encarcelarte y hasta matarte en la calle, colocandote un arma a tu lado como falsa prueba de que estabas armado, todo esto sin necesidad de un juicio delante un tribunal.

Los siguientes dias fueron muy tensos, todos estabamos nerviosos, por un lado los jovenes revolucionarios aunque realizaban en la ciudad alguna aislada acción, como tirotear algun carro militar, etc., pero en general permanecían aparentemente tranquilos; por el otro lado los cuerpos militares del régimen golpista estaban bien agresivos contra cualquier joven; a todos nos consideraban opositores, a los que ellos consideraran sospechosos si los veía por las calles, los paraban, interrogaban y muchos fueron montados en carros oficiales, más tarde aparecían sus cadaveres en las carreteras circundantes de Santiago de Cuba.

Al amanecer del 2 de diciembre de 1956 encalló el yate Granma en una punta de mangle nombrada “Los Cayuelos” a dos kilometros de la playa Las Coloradas en Niquero. En nuestro dormitorio varios dias después yo oía entre los alumnos mayores los comentarios sobre el desembarco, pero no sabiamos realmente quienes eran.  No recuerdo exáctamente si  permanecimos en Santiago los siguientes dias hasta llegar las vacaciones de Navidad o si nos fuimos para nuestros hogares antes de Navidad.

Después de las vacaciones navideñas, retornamos a nuestros estudios en Santiago, ahí pudimos constatar la situación de alarma en que se mantenian los santiagueros ya que  los jovenes revolucionarios de vez en cuando salían en carros, tiroteando por las calles santiagueras y los jovenes con aspecto de estudiantes eramos objetos de detenciones por la Policia o la Marina. Recuerdo que a nuestro dormitorio en los altos de la Colchonería OK en la calle Aguilera y que pertenecía al Colegio Sagarra, en un fin de semana llegó un Sargento del Ejercito o la Guardia Rural seguido de una cuadrilla formada por un Cabo y algunos soldados. El Sargento ordenó nos sentaramos en las mesas del comedor porque realizarían un registro, ya que en nuestra azotea habían visto secandose al sol un pantalón verde olivo, era del mismo color del uniforme usado por los jovenes integrantes del Mov. 26 de Julio, por lo que suponian ahí entre nosotros habían jovenes del Movimiento.

Durante el registro en una habitación encontraron el pantalón el cual era de una talla bien grande y que pertenecía a un estudiante de apellido Camps, que vivía en Bayamo y en ese fin de semana había ido de visita a su hogar. Camps era el que usaba mayor talla por su peso, a todos los alumnos mayores les hicieron probarse el pantalón y a todos les quedaba grande, por suerte entre los mayores y compañero de aula de Camps, se encontraba el hijo del Capitán del Ejercito de Baracoa. Después de identificarse con el Sargento le explicó que Camps antes de llegar a Sagarra, había sido estudiante del “Colegio Internacionales del Cristo” perteneciente a la Iglesia Bautista y que el color de los pantalones del uniforme era verde olivo, lo cual el Sargento comprendió, pero de todas formas antes de proceder a probarnos el pantalón, ordenó a los soldados que subieran por una escalera de metal en forma de caracol para que revisaran la azotea. Recuerdo ver a los soldados apuntando con sus rifles hacia arriba y con mucho cuidado ir subiendo la escalera. Los soldados no encontraron nada y se fueron.

En otra oportunidad y no puedo precisar el mes, nuestro amigo, condiscípulo e interno Raul Castro Cartamil, hijo de René Castro y Amelia Cartamil, primero habían vivido en Cayo Mambí y luego se establecieron a Sagua. René instaló una elegante peletería con el nombre “Ramelia” que quedaba en la calle Los Maceo al lado del Correo saguero, exáctamente donde ahora está la Sucursal del Banco de Crédito. Raul es menor que yo, tal vez tuviera 11 ó 12 años y se jactaba de comentar entre los alumnos, que él era Raul Castro, refiriéndose sin saber quien era, pero  escuchabamos nombrar en el internado al hermano de Fidel y las noticias sobre los rebeldes que se encontraban en la Sierra Maestra.

Un día Raul (el sagüero) cruzaba desde la oficina del Colegio al lado del Correo, hacia la acera del frente donde estaba la escalera para subir a nuestro dormitorio, un carro patrullero de la policia, se estacionó al lado de la acera y lo llamaron, le preguntaron su nombre y ellos sabian él decía que era el otro Raul . Luego Raul nos comentaba, se puso tan nervioso, no sabe si no le salía la voz o no tenía valor de responder. Los policias al ver que era un niño de tan poca edad, por suerte, no quisieron hacerle daño, pero si le dieron un “sustico”. Si hubiera tenido mayor edad, tal vez hubiera sido otro el final. Raul decía no recordar lo que le dijeron o no quiso comentarlo.

Ante la situación existente en Santiago de Cuba y los hechos sucedidos en La Habana, hubo una suspensión de los estudios en Santiago, no puedo precisar exáctamente si ya habiamos retornado a las clases normales en Santiago al terminar las vacaciones de la Navidad de 1956 o si permaneciamos en Sagua, lo que si recuerdo perfecto que el 13 de marzo 1957 fué el ataque al Palacio Presidencial para realizar un atentado al dictador y la ocupación de Emisora de Radio Reloj por parte José Antonio Echeverria como Presidente de la FEU en la Universidad de La Habana, donde leyó un comunicado creyendo que ya había muerto el dictador Fulgencio Bastista, al trasladarse de regreso a la Universidad José Antonio cayó abatido por los proyectiles de la policía habanera.

Al retornar a la casa en Sagua durante las vacaciones de la Semana Santa que se realizó del 14 al 21en abril de 1957, yo caminaba por el corredor bajo techo de la Tienda de Manuel Villanueva en la calle Los Maceo, cuando me llamó Felito Garcel Burricaidy, para decirme que se había sorprendido al escuchar en el radio la noticia sobre la muerte de José Antonio Echeverría, el 13 de marzo y que él creía que era yo el muerto por los disparos de la policía.

En Sagua de Tánamo en esos meses iniciales de 1957 surgieron células del Mov. 26 de Julio, y en Cayo Mambí estaba el Frente Obrero Nacional, organizadas en 10 células con 10 miembros, cada una tenía un Jefe de Acción, manteniendo el principio de la compartimentación. Había un Comité que las dirigía, una de sus tareas, era recoger dinero entre las personas pudientes fundamentalmente entre médicos, farmacéuticos, comerciantes, etc. El dinero venían a recogerlo desde Santiago de Cuba. En estas organizaciones ingresaron varias fuerzas, incluso el ex-alcalde  Dr. Nicolás Gómez Sedano que había sido destituido. En sus inicios Benito Alonso Quevedo era el Jefe Principal, (Benito era el hijo de Lino Alonso Castro el dueño de la la Tienda “La Casa Grande” situada en Marti y Moncada), tambien estaban José Perez Martín (Pepín Colorado), José (Pepín) Ramírez Calas, Esmán (Vivio) González Aguilera, los hermanos Mario y Pedrín Toll Jardines, Raul Arderí Estoll, Antonio (Ñito) Lamorú, otros participaban activamente, pero como integrantes de células, no así como dirigentes superiores. Benito al ser descubierto en 1958 tuvo que salir para otro pueblo.

El 23 de mayo de 1957 por Cabonico llegó el yate Corynthia dirigido por Calixto Sánchez White al frente del un grupo de 27 expedicionarios, con el destino final de llegar cerca de las montañas de Baracoa, pero por desperfectos en el motor, llegaron a 10 kms. de Nicaro en Cabonico, Mayarí, tratando de alcanzar la Sierra Cristal, de los que 6 quedaron rezagados, 2 arrestados, 3 pudieron escapar rescatados, y 16 fueron fusilados el 28 de Mayo de 1957 por el capitán Pablo Cárdenas Taylor cumpliendo las ordenes del Coronel Fermín Cowley Gallego Jefe del Regimiento de Holguín.

No recuerdo la razón, si hubo otra interrupción en los estudios o si permaneciamos desde hacía meses ausentes de Santiago, ahora tengo olvido de esa etapa, la realidad fué que no pudimos finalizar nuestro curso escolar en el Colegio Sagarra en la fecha programada para terminarlo en junio 1957. Nuestro padre para que no perdiéramos el año escolar, por la gran cantidad de ausencias a clases, al igual que otros padres, nos pusieron a estudiar en la casa del Dr. Lucio Martell, pedagogo muy reconocido en nuestro pueblo y que vivía en la Calle Moncada casi esquina con Mejias, exáctamente donde ahora existe un edificio, bajando desde Los Maceo y después de pasar el actual Parque de la Caoba, quedando frente  a los fondos de las actuales viviendas de los Dr. Giraldo Jiménez R. y la del Dr. Antonio Delgado Felicó, y aunque seguíamos de vacaciones permanecíamos dando clases con el Dr. Lucio Martell.

En Sagua hubo apagones eléctricos, el primero lo originaron Rolando Galbán Quevedo y Noel Jardínes, al tirar una cadena sobre los cables del alumbrado público, fueron  vistos por Manuel Ojeda Ramos, Administrador de la Planta y no los denunció a las autoridades militares.

En 1957 se inició la Venta de Bonos para recaudar fondos para la lucha, en Cayo Mambí se vendían entre los obreros del Sindicato Azucarero del Cental Tánamo y el Gremio de la Marina. Mediante el Viajante de Medicina Gustavo Arcos Bernes se efectuó una reunión con la Dirección del “Mov. 26 de Julio” y mediante él, circuló un folleto. La membresía política de éste municipio la formaban en su mayoría los miembros de los Partidos Auténtico y Ortodoxo. Recuerdo personalmente la venta de Bonos y la confección y bordado de los Brazaletes del M-26-7 que se realizaban en distintas casas, en mi caso en particular, recuerdo como mi hermana Marta Pupo que en esa época de casada con Carlos M. Jaime, vivía en la calle Benigno Ferié frente a la vivienda de la familia Pintado, donde años mucho más tarde vivió Jorge Suárez, ahí ella confeccionaba y bordaba brazaletes, al igual otras muchas sagueras que creo los entregaban a Antonia Fernández (Toñita la Gallega).

Tambien se realizaron varios actos en contra de la dictadura de Batista, se colocaron banderas del “26 de Julio” sobre el “Centro de Veteranos” por Beto Arce y Eugenio Carbó R. (Eugenito) y en la Estatua de José Martí en el Parque principal, pintaron letreros en las calles y se produjeron apagones de electricidad algunas noches, manteníendo ocultas sus identificaciones, tambien se quemaron campos de caña, se intentó quemar un puente el cual no llegó a destruirse.

Mi hermano y yo nos econtrabamos en Sagua de Tánamo durante las vacaciones estudiantiles del verano 1957, mientras los jovenes santiagueros realizaban muchas actividades, Josué País fué asesinado el 30 de junio de 1957 junto a Floro Vistel Somodevilla y Salvador Pascual Salcedo, en Santiago de Cuba, tratando de crear temor entre los seguidores del dictador Batista, quienes en esos momentos realizaban una concentración en el Parque Céspedes, apoyolandolo en su campaña política, donde aparecía como candidato a la Presidencia de la República, para darle un maquillaje con cierta legalidad democrática, a la ruptura del sistema democrático que habia provocado con el Golpe de Estado realizado el 10 de octubre de 1952.

El 18 de julio de 1957 aparecieron los primeros cocteles molotov en Sagua de Tánamo, uno de ellos tirado desde el edificio del Liceo hacia la calle, pero otro cayó sobre los Almacenes de Manuel Villanueva y prendió fuego, fué apagado con la ayuda de toda la ciudadanía. Esa misma noche, la policía sacó de su casa al carpintero Alberto Matos Frómeta, fué torturado y asesinado en la Estacion de la Policia Nacional ubicada en el edificio del Ayuntamiento de Sagua de Tánamo, se comentó que quien lo había torturado era el Cabo Cruz de la Policia Nacional, luego su cadaver apareció en Bazán tirado en la carretera hacia Cayo Mambí, siendo encontrado e identificado por Rogelio del Valle y por otros acompañantes.

Había transcurrido treinta días desde la muerte en las calles santiagueras de Josué, cuando el día 30 de Julio de 1957 cayó abatido su hermano mayor Frank I. País Garcia, dirigente de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, junto a Raul Pujol en la calle San Germán y Callejón del Muro, lo cual originó el levantamiento casi general de Santiago de Cuba, asistiendo a su funeral más de 80,000 personas las cuales vistieron su cadaver con el uniforme color verde olivo y el brazalete rojo y negro del M-26-7 y lo acompañaron tirando flores sobre el féretro y cantando canciones revolucionarias, aunque las autoridades habían tratado de impedir concentraciones en el entierro.

 

 

10. Cuartel de la Policia Nacional en Loma del Intendente, Stgo.

Estación de Policia en Loma del Intendente atacada e incendiada Nov. 30,1956

La preparación para la lucha armada y el apoyo al desembarco del yate Granma a fines de 1956 recayó sobre los hombros de los dos principales líderes estudiantiles orientales, Frank Isaac País García, nacido Dic. 7, 1934 hijo de un pastor protestante y José (Pepito) Tey Saint-Blancard nacido en Santiago de Cuba en Dic. 2, 1932 hijo de un trabajador ferroviario. Pepito comenzó sus estudios primarios en Santa Clara, luego pasó a Camagüey en el Colegio de los Hnos. Maristas y los terminó en el Colegio de La Salle en Santiago, donde tambien cursó Bachillerato para ingresar en la Escuela Normal para Maestro de Oriente donde fué condiscipulo de Frank I. País García.

Pepito Tey al graduarse de Maestro en 1953, comenzó a estudiar Pedagogía en la Universidad de Oriente y fué elegido Presidente de la FEU Oriental, trabajaba como profesor del 5º grado en el Colegio De La Salle de Santiago, luchaba por las reivindicación nacional de los estudiantes, alternando su labor como maestro, estudiante y dirigente, junto a la práctica del deporte donde también se destacó, luego junto a Frank País fundaron el Directorio Estudiantil Revolucionario en Santiago de Cuba, durante éste período, Pepito guardó prisión por sus actividades  contra el tirano Batista, luego en 1954 junto a Frank, crearon “Acción Revolucionaria Oriental” (ARO).

Al no ser apresado por los sucesos del Moncada, Léster Rodríguez se axiló en la embajada de México, se ocultó en La Habana y estuvo vinculado a José A. Echeverría. Durante una visita de Pepito a la FEU de la capital a inicios de 1955, conversó con Léster sobre la organización que junto a Frank País ellos tenían en Santiago de Cuba y ya era Acción Nacional Revolucionaria (ANR).

Esta lucha clandestina era realizada por un grupo patríotico del estudiantado santiaguero, mientra la mayoría de los jovenes santiagueros desconocían las actividades de lucha que realizaban estos dirigentes.

Al conocer Fidel Castro sobre la organización oriental que realizaba acciones contra la dictadura en Santiago y otros lugares, Fidel envía a Pedro Miret a proponerle a Frank País, para que integrara su organización “Acción Nacional Revolucionaria (ANR) al “26 de Julio”. Frank respondió dos veces a Pedro Miret: “Tengo que pensarlo y seguir consultando con mis compañeros”.

Al ser el Movimiento 26 de Julio el único movimiento que proponía la lucha armada enfrentado a la dictadura y ante el fracaso de intentos cívicos que fueron rechazados por Batista, a los jovenes orientales, solo les quedó como única opción, unirse a la lucha armada buscando y siguiendo los postulados del Movimiento 26 de Julio, con idea de derrocar la dictadura y retornar a la legalidad constitucional de la Republica, para de esta forma reintegrar todos los derechos a los ciudadanos, mediante la normalización de las funciones de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Frank junto a Pepito y demás miembros del grupo, demoraron casi cinco meses de estudios y discuciones con todos los integrantes de su grupo y las células formadas por jovenes de 14 y 15 años para tomar aquella decisión, hasta que determinó incorporarse al M-26-7 . Después de ese momento, Frank País adoptó el nombre de “David” en la clandestinidad siendo el Jefe de Acción en Oriente y Camagüey.

Frank en agosto de 1956 visitó México y ahí conoció personalmente a Fidel Castro, donde fué designado como Jefe de Acción en toda Cuba. Luego en octubre 23 volvió y en Cuernavaca le planteó a Fidel que según su opinión, las condiciones para el levantamiento y el desembarco no eran las adecuadas y él consideraba el evento debía posponerse hasta principio del año siguiente, pues las condiciones no estaban creadas por falta de armas y recursos. Fidel insistió y Frank aceptó, tomando toda la responsabilidad y organización a nivel nacional para que en varias ciudades cubanas se apoyara el levantamiento general cuando se recibiese la noticia de la partida de la expedición desde Mejico. Al regresar Frank a Cuba realizó coordinaciones en diferentes ciudades cubanas, pero como solamente en Santiago de Cuba, Frank y Pepito Tey habían creado y entrenado las milicias urbanas y era donde tenían las mejores armas, determinaron realizar ahí el principal levantamiento armado.

El 27 de noviembre 1956 llega a Santiago, igual en La Habana a José Antonio Echeverría, Aldo Santamaría, tambien llegaron a Matanzas y a Pinar del Río los telegramas informando que hacía dos días había salido por las aguas del río Tuxpan, en Veracruz, México en la madrugada el 25 de noviembre de 1956, el yate Granma (apodo en abreviatura en inglés de Grandmother significa abuela) y según el calculo del capitán mexicano Onelio Pino, debía ser cinco días de navegación.

El yate Granma desarrollaba 10 nudos con 12 personas a bordo y una carga normal, en éste viaje se embarcaron 82 expedicionarios más todo el armamento, municiones y el avituallamiento. Por lo anterior el yate no hizo más de 7 nudos y demoró dos días más en la travesía desde Tuxpan a Cabo Cruz. Coincidiendo en la historia, la misma noche que salió el Granma desde Mexico el 25 de noviembre 1956, pero 60 años después, en la noche del 25 de noviembre de 2016 falleció Fidel Castro.

Frank desconociendo la dificultad con la velocidad del yate y calculando la fecha de llegada a Cabo Cruz de la expedición; junto a Pepito Tey y Léster Rodríguez, ante la movilización de cientos de hombres en la acción combativa que requerían tiempo,  creyeron prudente se realizara el día 30 de noviembre que debía ser cuando consideraban llegara el desembarco. Desde el día 29 se acuarteló en Santiago de Cuba a los hombres de acción y la retaguardia con 13 botiquines de primeros auxilios con sus médicos y enfermeras. Se planificó instalar el Estado Mayor en la casa de Santiago Rousseau en Santa Lucia y San Félix, lo cual se realizó desde las 7 de la mañana, atacar y destruir  el Cuartel de la Policia Nacional en la “Loma del Intendente” dirigidas por el Capitán José Tey (Pepito), atacar el Cuartel de la Policía Marítima en la Avenida Lorraine, bombardear el Cuartel Moncada con un mortero desde el Instituto, tambien ocupar el Instituto con combatientes, para apoyar el ataque del mortero y otras muchas acciones.

En la mañana del día 30 de noviembre de 1956 todos los miembros de la milicia urbana  salieron a las calles santiagueras con el  uniforme de color verde olivo y el brazalete rojo y negro con las palabras Movimiento 26 de Julio en blanco, dirigidos por Frank y encabezados por Pepito Tey.

Durante estas acciones en el ataque por tres direcciones a la Estación de la Policia en “La Loma del Intendente” el primero en caer muerto con una herida en la frente fué Antonio (Tony) Alomá Serrano del grupo de Pepito Tey, que era el 2º al mando de Frank País, y Jefe de Acción de Santiago de Cuba, al poco rato hirieron a Luis Padrón en una pierna, luego cayó mortalmente herido, de un disparo en la parte izquierda de su frente, el heróico Capitán del Ejercito Revolucionario Pepito Tey. Tambien se destacó al frente de su grupo Otto Parellada quien también cayó en combate y su grupo  subió al techo del edificio de la Escuela de Artes Plásticas, aledaño al cuartel y desde el techo atacaron con todas las armas y usaron botellas con gasolina y aceite, destruyendo la Estación de la Policia. En la toma de la Policia Marítima dirigida por Jorge Sotús Romero y su grupo capturaron 27 armas y las llevaron para el Cuartel General. Se realizaron otras acciones que fueron realizadas con mayor intensidad en la mañana, aunque durante horas continuaron los tiroteos por toda la ciudad, muchos se apostaron en los edificios altos de Santiago y actuaron como francotiradores atemorizando al ejercito. Frank ordenó la evacuación del Estado Mayor y el repliegue de todas fuerzas revolucionarias a las dos de la tarde. En otras ciudades se realizaron algunos actos heróicos.

En nuestro dormitorio en el centro de la ciudad y alejado de los puntos principales atacados: la “Estación de Policía en La Loma del Intendente” al suroeste, el “Cuartel de la Marina en La Alameda” al oeste, el “Cuartel Moncada al inicio de la Carretera Central y cerca de Garzón” al noreste y el “Instituto al inicio de Vista Alegre”al este. Mi hermano con 12 y yo con 13 años de edad, no teníamos idea de lo que  estaba sucediendo, mediante las tablillas de nuestras ventanas, por la calle Aguilera algunas veces veíamos pasar los carros disparando y gritando ¡Viva el 26 de Julio! ¡Viva Cuba!, en otros momentos veíamos los jeeps de la Marina y el Ejercito pasar sin toldos, el asiento tracero lo habían invertido, quedando unidos con los espaldares entre los delanteros. El soldado como pasajero al frente miraba hacia los balcones y techos y adelante en la desierta calle , los dos sentados atrás cada uno miraba sobre los techos a cada lado de la calle. También se veía soldados en parejas caminando con armas largas cercanos a las paredes. En las calles no se veían civiles, todos los negocios y el Correo permanecían cerrados. Sólo se escuchaban algunos disparos.

Pasamos varios dias con ansiedad, miedo y desconocimiento de lo que sucedería, no teníamos clases, todo permaneció cerrado por algunos dias.